• Regístrate
Estás leyendo: Otro CES para el mañana
Comparte esta noticia

Pixeles

Otro CES para el mañana

Fernando Santillanes

Publicidad
Publicidad

El año pasado, la convención más importante de tecnología se centró en las tecnologías que venían. Este año, también. Cada nueva edición del CES tiene su más grande reto en lograr sorprender a los asistentes con las innovaciones de sus expositores, y esta vez fue muy interesante ver a grandes marcas con algunos anuncios de productos nuevos, y más allá de eso, con conceptos e ideas para llevar experiencias cinematográficas o de audio y retail, tal y como lo han imaginado sus creadores.

Por ejemplo, así como hace algunos años el 4K era la tecnología del futuro para las televisiones, hoy ese futuro es el doble de resolución. El 8K ya no es un mero concepto, sino una tecnología que empieza a estar presente en televisores que podrán comprarse este mismo año.

Aunque parezca increíble, el 8K sí representa una gran diferencia en el contenido, y a pesar de que muchos afirman que el ojo humano ya no puede percibir una resolución mayor, créame que estar frente a una de estas pantallas constituye una experiencia sin igual.

Unas de las que más llamaron la atención en el CES fueron las de Sony, con el procesador de imagen Picture Processor X1 Ultimate, que —gracias a un algoritmo propio— permite mejorar sustancialmente la calidad de la imagen.

Algo interesante es que también se actualizan los famosos cables HDMI, puesto que se necesita un ancho de banda mucho mayor para la transmisión de datos en la imagen digital 8K; por esa razón las nuevas pantallas de Sony incluyen puertos HDMI 2.1 con 48 Gigabits por segundo.

Además de lo anterior, una de las presentaciones que más me sorprendió fue su concepto de audio en 360 grados que, aunque aún es un prototipo, cuando lo probé pude experimentar cómo, mediante una calibración exacta de la posición del usuario y de dónde estaban sus oídos gracias a un micrófono, con distintas bocinas puede tenerse la experiencia de escuchar el audio de cada uno de los instrumentos desde la posición en la que tendrían que estar si estuviera sentado frente al artista.

Sony ha logrado capturar esa experiencia gracias a unos audífonos para que el usuario no tenga que comprar todas las bocinas necesarias para esa percepción 360. Esto tiene una sola intención: lograr que el creador del contenido pueda llevar a la sala del consumidor final la experiencia tal cómo imaginó que se escucharía su música o se vería su película.

Y es por esto que todas estas nuevas tecnologías llevan también como uno de sus principales objetivos que todos estos gadgets sean un complemento de la decoración del hogar, no un mueble más que estorba en la sala.

Sin duda el gadget más sorprendente de este CES fue la pantalla enrollable de LG. Esta pantalla literalmente desaparece dentro de un mueble que, además, es una barra de sonido Dolby Atmos, y su diseño es algo que en un futuro sin duda se convertirá en un estándar muy cercano con estas pantallas flexibles, que ya son una realidad.

Aunque no lo crea, tanto esta pantalla como otras en 8K saldrán a la venta este año en Estados Unidos. Eso habla de que muchos objetos que creíamos eran ciencia ficción y aún tardarían mucho en ser reales los tendremos en las tiendas antes de lo que esperábamos. Así que el futuro de la tecnología está aquí, y este CES fue para verlo.

fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.