• Regístrate
Estás leyendo: Los nuevos jedis
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 14:41 Hoy

Los nuevos jedis

Publicidad
Publicidad

Desde hace dos años el universo de Star Wars regresó, gracias a Disney, con una apabullante campaña de marketing llena de cosas nuevas: película, personajes, juguetes, videojuegos y también nació una generación de fans que desde muy pequeña comienza a seguir el universo creado por George Lucas.

Esta nueva generación de starwarmaniacos, se podría decir, también es una nueva generación de geeks y es que la cultura alrededor de la tecnología y los gadgets no se puede entender sin muchas referencias a series, películas y videjuegos, pero sin duda una de las piedras angulares de eso es Star Wars.

Robots como BB-8, BB-9 o R2-D2, de la compañía Sphero, son juguetes que cualquier niño hubiera querido tener cuando la saga original se lanzó, pues no son simples figuras de acción coleccionables, sino robots reales que son controlados mediante una app en un smartphone, y más allá de eso tienen la posibilidad de ser reprogramados, por así decirlo, mediante otras apps como Swift Playgrounds que —si creen que un niño no debería tomar un iPad porque solo va a convertirse en un junkie de la tecnología— están equivocados.

Hoy en día aprender a programar debería ser tan básico para un niño como llevarlo al curso de matemáticas, al futbol, a la natación o cualquier otra actividad extra de la escuela. Es esa nueva forma en la que los padres podemos ayudar a que no solo jueguen y bajen apps, sino a que creen sus propios softwares que les ayuden a que en vez de hacer esa maqueta con plastilina en la primaria programen un mundo en realidad aumentada que muestran en clase.

Bueno, pues Swift Playgrounds es una app de Apple que hace que aprender y experimentar a escribir códigos sea fácil con lecciones que enseñan los fundamentos de la programación mediante actividades como rompecabezas interactivos que no requieren conocimiento previo de programación.

Todo esto está basado obviamente en el lenguaje de programación de Apple, Swift, un avanzado lenguaje creado por la compañía y usado por profesionales para construir muchas de las apps más populares de hoy. Swift Playgrounds es una experiencia de aprendizaje para que logren despertar la curiosidad de cualquier persona interesada en empezar a crear sus propias apps.

Con esta app reprogramar estos robots de Star Wars de Sphero es toda una experiencia que lleva de la ficción a la realidad, convertirte en un experto Jedi que no solo maneja la fuerza sino que en el mundo real pueda hacer que estos droids funcionen de manera distinta a como fueron concebidos.

Y es que Swift Playgrounds ayuda a que el usuario cree código con control directo sobre el hardware del iPad, como el giroscopio, el acelerómetro, la cámara o la pantalla táctil, y también puede usar las API de Bluetooth para escribir programas que controlen robots y otros dispositivos en el mundo real.

Para poder usar esto, mi hijo de cinco años usa una iPad Pro, pero puede funcionar con IPad mini 2, iPad Air o posterior. Este pequeño fan de Star Wars, por lo menos, ya hace caminos prediseñados para BB-8, lo hace dar giros increíbles y prenderse en colores que no estaban diseñados en la app original. Tal vez es algo muy menor, pero es una forma distinta y educativa de acercarse a una tecnología que puede ser pasiva o activa dependiendo de lo que decidas hacer con ella.

Los Últimos jedis por fin llego a la salas de cine, para mí es una cinta espectacular y llena de esas referencias a Star Wars de antaño que pueden fascinar a viejos y nuevos fans y, me queda claro, que con estos nuevos filmes no estamos nada cerca de ver a esos últimos jedis, pues hay nuevos fans de la fuerza como mi hijo y su hermano que vivirán la saga no solo viéndola, sino programando a los personajes hasta donde su imaginación quiera.

fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.