• Regístrate
Estás leyendo: El iPhone, ¿equis?
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 04:28 Hoy

Pixeles

El iPhone, ¿equis?

Fernando Santillanes

Publicidad
Publicidad

Como cada año, la presentación del nuevo iPhone se convirtió en el trending topic número 1 a escala mundial en Twitter y otras redes sociales. Y como cada año, el teléfono fue tanto alabado como criticado por muchos, y más por el precio del modelo iPhone X —que cabe aclarar, es 10 romano no una equis— y que en México llegará a 27 mil pesos en su versión con más memoria (256 GB).

Para muchos es un exceso, un celular “solo para ricos”, un smartphone que “no innova, solo copia”, que toma otras tecnologías y les pone “su sello”. Para otros es, literalmente, un iPhone “equis”, es decir, un teléfono cualquiera, pero de todas formas créanme que habrá largas filas para comprarlo.

Y es que es el mejor iPhone que Apple haya diseñado. No podía ser distinto, es obvio que cada año el nuevo modelo será el mejor que se haya hecho, y ese es justamente el punto de por qué no es un teléfono “equis”.

Comparar el smartphone de Apple con cualquier otro que tiene el sistema operativo Android es un tanto injusto y casi imposible.

Hay que tomar en cuenta que, aunque efectivamente hay teléfonos que tienen más memoria RAM, más capacidad de memoria interna, procesadores que parecerían tener más potencia y núcleos, pantallas iguales o similares a las que ahora presenta el iPhone X y aplicaciones que parecen correr mejor en Android que en iOS, lo cierto es que la ventaja de Apple sobre todos esos es que su sistema de software y hardware es cerrado, es hecho el uno para el otro, es una combinación perfecta, cosa con la que las otras marcas casi siempre tienen que lidiar para lograr ser los mejores entre ellos adaptando su hardware a un software diseñado para que lo use quien quiera.

Si se preguntan si es o no innovador el nuevo iPhone X, la respuesta directa es: no necesariamente. Y es que como decía anteriormente, ni las pantallas OLED sin marcos con HDR y Dolby Vision son nuevas en un teléfono, ni la carga inalámbrica que se usa desde 2010 en muchos dispositivos de varias marcas, ni un desbloqueo facial, ni una batería de larga duración.

Nada de eso es nuevo, pero tampoco lo eran los dispositivos MP3 cuando el iPod apareció, ni las pantallas touchscreen cuando el iPhone se presentó, ni las tablets cuando el primer iPad llegó al mercado. No por eso se dijo que Apple no era innovadora.

Durante mucho tiempo Steve Jobs logró tomar ideas existentes y superarlas, hacerlas mejor diseñadas y populares. Las compañías entendieron la lección y poco a poco se ha hecho más difícil innovar, pero Apple sigue añadiendo elementos nuevos que pueden hacer la diferencia respecto a sus competidores.

El FaceID es uno de sus más grandes vuelcos de tuerca a este tipo de medida de seguridad. Otros lo han intentado con elementos biométricos como lectura de retina o escaneo facial plano, pero esta vez Apple va más allá y promete que, además de que sí funcionará bajo cualquier condición de luz, a diferencia de otros, será el más seguro que exista.

Habrá que verlo, pero en papel suena realmente nuevo y Apple se está jugando todo ahí, al atreverse a dejarlo como la casi única forma de desbloquear el teléfono al quitar el lector de huella digital, fuera del clásico password escrito.

Los Animojis serán el nuevo juguete digital de varios usuarios y así, poco a poco, la gente que solo usa iPhone conocerá tecnologías que ya hay en otros teléfonos, pero con ese toque Apple que los hace más sexys.

Creo que no habrá un “mejor teléfono del año”, considero que el mejor smartphone con Android será el Galaxy S8 plus y el Note 8, pero el iPhone X puede ser el más llamativo, el más “popular”, el mejor iPhone por ser una categoría aparte en los celulares y, aunque no lo crean, no es nada equis, pero habrá que probarlo y ver si realmente hace lo que Apple promete.

fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.