• Regístrate
Estás leyendo: Dinero tuitero
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 07:17 Hoy

Pixeles

Dinero tuitero

Fernando Santillanes

Publicidad
Publicidad

Recuerdo que en octubre de 2009, tres años después del lanzamiento de Twitter, se llevó a cabo en Ciudad de México la Alliance of Youth Movements, organizado por el Departamento de Estado de EU y en ese evento uno de los oradores principales era Jack Dorsey o @jack, cofundador de Twitter. La red de microblogging —como se le llamaba de manera común en ese entonces— empezaba a ser el lugar donde lanzar un mensaje era suficiente para iniciar una buena discusión entre los primeros tuiteros que en ese año eran unos 18 millones en todo el mundo.

Esa tarde acompañé a León Krauze a un hotel, en Polanco, a realizar una entrevista a Dorsey, quien en ese momento, aunque no lo crean, no era necesariamente un geek star y pocos medios buscaron o se interesaron en entrevistar a uno de los inventores de esa cosa rara que solo permitía escribir hasta 140 caracteres.

León publicó, en ese momento, una columna aquí en MILENIO titulada “La generación Twitter”, contando el encuentro con @jack, donde cerraba haciendo una pequeña radiografía de los pocos políticos mexicanos que en ese entonces estaban en la red social.

“El Twitter de Felipe Calderón es solo una enumeración de la agenda presidencial (...)El de Carlos Navarrete, abierto hace menos de una semana, tiene la ventaja de ser actualizado por el propio senador, pero no mucho más. Andrés Manuel López Obrador es, curiosamente, el único político que realmente ha demostrado estar a la altura del sistema... expone sus temores, intereses y peculiaridades en su Twitter (...) Esa es la red en su mejor expresión: la inmediatez vuelve cándido —y cercano— al político, para bien o para mal. Aquel que lo comprenda habrá ganado una generación”, decía en octubre de 2009 León Krauze.

Hoy no hay político que no tenga Twitter, que no sepa que debe estar ahí si quiere conectar con millones de personas, que es indispensable en una campaña y que es más efectivo e inmediato un mensaje ahí que mandar un comunicado de prensa a decenas de medios y justo no hay uno de éstos que no tenga una cuenta para tuitear siempre el breaking news.

Pero para aquellos que no lo crean, a pesar de todo esto, fue hasta este 2018 que esta red social es algo rentable.

Justo ayer, ese mismo @jack que conocimos en 2009 León y yo, por fin pudo decir que logró cerrar un trimestre con un saldo positivo de 91 millones de dólares, el primero desde que salió a la bolsa en noviembre de 2013.

Parece increíble que Twitter, donde cientos o miles de personas —gracias a su número de seguidores— ganan dinero por ser influencers y las marcas les pagan por mandar un simple mensaje, haya tenido que esperar tanto tiempo para que como empresa gane realmente dinero.

Y no todo son buenas noticias, pues sigue sin crecer en seguidores como se esperaba. Hoy hay 330 millones de usuarios de Twitter, lejos de los 2 mil millones de Facebook y de lo que esperaban los analistas, y hay que tomar en cuenta investigaciones como la del NYT, de hace unas semanas, que reveló cómo hay empresas que se dedican a crear perfiles falsos para engordar las cuentas de famosos o políticos en millones, restando credibilidad a esa ciberpopularidad tuitera.

Twitter ya sabe cómo ganar dinero; ahora deberá encontrar cómo acabar con los bots y acoso de manera efectiva, cómo conectar con generaciones más jóvenes y no solo con medios y políticos, para generar conversaciones de todo tipo a todos los niveles, pero sin duda va por buen camino.

Y todo esto es además un buen recordatorio para todos aquellos jóvenes que creen que con una app o una red social que inventen serán millonarios inmediatos, porque en esto del social media y las nuevas tecnologías, a veces una gran idea no necesariamente es una máquina de dinero y pueden pasar muchos años para que sus creadores empiecen a entender cómo se venden estos nuevos bienes digitales.

fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.