• Regístrate
Estás leyendo: Que no se repita el 68
Comparte esta noticia
Lunes , 12.11.2018 / 12:56 Hoy

Columna de Fernando Rangel de León

Que no se repita el 68

Fernando Rangel de León

Publicidad
Publicidad

El movimiento estudiantil de 1968, empezó con un pleito por una paleta y la reclamación por piropos a una alumna, entre estudiantes de una preparatoria particular incorporada a la UNAM y una escuela vocacional del IPN, en la Ciudadela, cerca de Gobernación, en la ciudad de México, en julio de 1968. 


Nadie se imaginaba que un incidente tan insignificante, como el relatado, desencadenaría una serie de sucesos originados por las manifestaciones de protesta de los estudiantes contra la represión del gobierno de que fueron objeto por ese pleito sin importancia; y que se fueron repitiendo como en un especie de circulo vicioso; que culminaron con la matanza en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco el 2 de octubre. 


Pero antes del 2 de octubre hubo multitudinarias marchas y mítines (en algunos de los cuales participó el suscrito), y muchas acciones del gobierno como el bazucazo a la Preparatoria 1 de la UNAM, en el ex barrio universitario en el centro de la capital; la disolución de un mitin en el Zócalo con tanques militares, la entrada del ejército a la CU, y al Casco de Santo Tomas del IPN, la marcha de la dignidad y la defensa de la UNAM encabezada por el Rector Javier Barros Sierra; y otros actos del gobierno notoriamente provocativos para reprimir a los estudiantes; a los que se sumaron grupos contrarios al gobierno, de todas ideologías, e infiltrados para hacerle el juego a éste. 

 
En el 68 ya estaba jugándose la sucesión del Presidente Gustavo Díaz Ordaz, entre Luis Echeverría Álvarez, secretario de Gobernación; Alfonso Corona del Rosal, Jefe del Departamento del D.F.; y Emilio Martínez Manautou, secretario de la Presidencia de la República; quienes metieron las manos en el movimiento para beneficiarse; habiéndoles ganado la carrera LEA. 


El pasado lunes 3 de septiembre unos alumnos de la UNAM, que en la explanada de la Rectoría de la CU, entre otras demandas pedían más seguridad en los planteles; fueron agredidos con armas punzocortantes, petardos, bombas molotov y otros artefactos, por un grupo de porros (pseudo estudiantes pagados para desestabilizar); hiriendo a 4 estudiantes, uno de ellos de gravedad. 

 
La reacción de la comunidad estudiantil contra los porros no se hizo esperar; el miércoles 5, más de 30 mil alumnos de la UNAM, el IPN, padres de familia exigieron a las autoridades universitarias la eliminación del “porrismo” en todas las instituciones educativas. 

 
Estamos a menos de tres meses de que el nuevo Presidente de la República, que desde Francisco I. Madero, no había despertado tantas esperanzas de transformación; tome posesión del cargo; pero aunque Andrés Manuel López Obrador, tiene el apoyo del pueblo, todavía hay reducidos grupos de poder que no se resignan a perder sus injustos privilegios, que se valen de todo -hasta de porros-, para dificultar que el nuevo gobierno empiece a cumplir sus promesas de campaña el próximo 1 de diciembre. 


Por eso todos sin excepción debemos de cuidar que no se desestabilice el país; que no haya pretextos para que el gobierno saliente reprima policiacamente a los estudiantes como lo hizo hace 50 años, con el pretexto de un pleito de estudiantes por una paleta y un piropo a una alumna. 



rangut@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.