• Regístrate
Estás leyendo: La caravana de los centroamericanos
Comparte esta noticia

Columna de Fernando Rangel de León

La caravana de los centroamericanos

Fernando Rangel de León

Publicidad
Publicidad

La posición geográfica de México, lo hace ser el paso necesario de todos los habitantes de centro América y de América del sur que por tierra quieran llegar a los Estados Unidos, por las razones que sean; por lo que la actual caravana de alrededor de 8 mil centro americanos, siendo el grueso de ellos hondureños, pues los demás son guatemaltecos y salvadoreños, se encuentran ahorita en nuestro territorio en tránsito hacia nuestro vecino del norte. 


Las razones de estos hermanos nuestros del sur del Rio Suchiate (que es el Rio Bravo de ellos hacia nosotros) por las que se dirigen a EE.UU., no son propiamente de turismo sino de migrantes que van a ese país a trabajar en busca del llamado “sueño americano”; y respecto de quienes el Presidente Donald Trump, ya anunció que no les dará una bienvenida, sino todo lo contrario, hará todo lo posible para que no entren al territorio de su país; inclusive amaga con ordenar a sus soldados que está desplegando por miles en la frontera, que disparen en contra de ellos en caso de que les arrojen piedras. 


Es muy probable que no pasen todos los migrantes centro americanos a Norteamérica, y que miles de ellos con sus familias se queden aquí en México, para trabajar y hallar mejores condiciones de vida que en sus países, a quienes el gobierno de Washington, primero los empobreció y luego les explotó sus riquezas naturales; y como en el caso de Honduras, le dio un golpe de estado al gobierno popular de Manuel Zelaya; para imponer a un “títere” más, de los que está acostumbrado a poner para seguir saqueando a los países de América. 


Esa es la verdadera causa del hambre en Honduras y en sus países vecinos, que está provocando la migración de sus pobladores hacia Estados Unidos; es decir este país es el verdadero causante de esas y otras migraciones del mundo a su país; volviéndosele en su contra esa acción como un “boomerang”. 


México es un país de inmigrantes; sin lo cual muchos de nosotros no estaríamos aquí; como el que esto escribe que es nieto de un libanés avecindado en Matamoros, Coah., a principios del siglo XX; fenómeno que se acentuó en los años 30s en la Presidencia del general Lázaro Cárdenas, que dio refugio a miles de españoles que huyeron de la dictadura de Francisco Franco, y gracias a lo cual llegaron a México eminentes médicos y brillantes juristas como nuestros maestros Luis Recasens Siches, Niceto Alcalá Zamora, Wenceslao Roses, Aurora Arnaiz Amigo, Néstor de Buen, y otros grandes hombres en esas y otras profesiones, y en la industria, el comercio, docencia, como los maestros Farrus, aquí en la Laguna, y otros más; y también dio asilo político a los chilenos que huyeron del feroz dictador Augusto Pinochet, que dio el golpe de estado al gobierno de Salvador Allende, en 1973. 


Por lo que ahora nuestro país no debe de expulsar a los inmigrantes centroamericanos que no puedan pasar a Estados Unidos; sino darles garantías y muestras de que aquí tienen a un país hermano.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.