• Regístrate
Estás leyendo: La Caravana de la Dignidad
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 09:52 Hoy

La Caravana de la Dignidad

Publicidad
Publicidad

Antes de la alternancia en la Presidencia de la Republica, el 1 de diciembre de 2000, el gobierno Federal, de lo que por ley le toca a los estados, por concepto de participaciones federales, por los impuestos que cobra en las entidades y en los municipios, les daba a éstos la cantidad de recursos económicos que quería y cuando se le antojaba; y los gobernadores no pedían ni exigían la entrega ni protestaban por la violación a la ley; pues eran unos empleados del primer mandatario en el país.

Y si algún gobernador se atrevía a reclamarle al gobierno Federal, la entrega de las participaciones federales en la cantidad y el tiempo correspondientes, inmediatamente lorenunciaban por “motivos personales”. Uno de los casos que hicieron historia en el país en que un gobernador le exigió al Presidente, respeto a la llamada soberanía de su Estado, por cuestiones fiscales, fue el de Coahuila, Ignacio Cepeda Dávila, quien al ser despreciado por el Presidente Miguel Alemán Valdés, por su reclamo, prefirió suicidarse a ser un “gato suyo”.

Lo que está haciendo el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, de exigirle a la federación que le entregue 900 millones de pesos, por concepto de participaciones federales, que le adeuda, es un gesto de dignidad y de honor como el del coahuilense Cépeda Dávila; pero que ahora en lugar de privarse de la vida como éste, está llevando a cabo una cruzada nacional que sirva de ejemplo a los gobernadores y presidentes municipales de todo el país, para que se pongan de pie y no sigan arrodillados y vean a su presidente y a sus gobernadores, a su misma altura y no de abajo hacia arriba.

La causa de la retención de esos 900 millones es que el gobernador Corral, puso en funcionamiento al Ministerio Público y al Poder Judicial de Chihuahua, para que conforme a un Estado de Derecho, se librara una orden de aprehensión en contra del exgobernador César Duarte, prófugo de la justicia por haber desviado miles de millones de pesos en beneficio electoral del PRI, y en lo que está involucrado el expresidente del mismo Manlio Fabio Beltrones, y está preso en la ciudad de Chihuahua, la mano derecha de éste, el coahuilense Alejandro Gutiérrez y Gutiérrez.

Independientemente de partidos e ideologías, la marcha de la dignidad, está demostrando que cada vez son menos los “agachados”, del mal gobierno –sea del partido que sea-; pues lo que quieren a toda costa es que ya desaparezca la corrupción y la impunidad; porque saben que si continúa, México no saldrá adelante para estar en consonancia con el progreso y el desarrollo del mundo.


rangut@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.