• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 17:09 Hoy

Columna de Fernando Rangel de León

El fantasma de las elecciones de estado

Fernando Rangel de León

Publicidad
Publicidad

Los funcionarios públicos de elección popular de los gobiernos federal, estatal y municipal, fueron electos por el pueblo para que le sirvieran el mayor tiempo posible; pues durante las 24 horas del día y los 365 días del año, necesita de los servicios públicos; aclarando que ellos no los prestan personalmente sino que lo hacen a través de sus secretarios, directores, jefes y demás personal de las dependencias oficiales.

El Presidente de la República, los gobernadores y los alcaldes, no tienen un horario fijo de trabajo, para despachar en sus oficinas, para atender al público; pues sus funciones son a todas horas, dentro o fuera de ellas; yendo a conocer las necesidades colectivas, supervisando obras, viendo el funcionamiento de los servicios públicos y atendiendo las necesidades de la gente en sus lugares de residencia, etc.

Son en las Presidencias Municipales, donde más se nota el horario de labores de los alcaldes; pues ellos son quienes están más cerca del pueblo, más que los gobernadores y los presidentes de la República, que gobiernan desde las capitales.

Ahora que en Coahuila por primera vez en la historia los alcaldes pueden reelegirse para el periodo inmediato siguiente, sin tener que renunciar a sus cargos para hacer sus campañas para las elecciones del próximo domingo 1° de julio; siguiendo los lineamientos del Instituto Electoral de Coahuila IEC, por unanimidad, los regidores y síndicos del Ayuntamiento Municipal, acaban de fijarle al Presidente Municipal de Torreón, Jorge Zermeño Infante, el horario de trabajo de las ocho de la mañana a las cuatro de la tarde, de lunes a viernes, del 28 de abril al 2 de julio.

Fuera de ese horario, y durante los días sábado, domingo y demás festivos, el alcalde torreonense puede realizar sus actividades de proselitismo para competir nuevamente por la alcaldía; comprometiéndose a no usar recursos públicos municipales en su campaña electoral, como el humano, los vehículos, la gasolina, los celulares, las computadoras, las oficinas, y todos los demás bienes públicos del dominio privado.

Es imposible que los alcaldes de Torreón, Saltillo, Matamoros, y otros, de Coahuila, y de otros estados, que son candidatos a reelegirse, no utilicen algo del municipio para hacer labor de proselitismo, empezando con la investidura de su cargo, que por sí misma ya es una influencia propagandística en su favor; lo que los hace ser “juez y parte”; aunque ellos no organicen ni califiquen las elecciones.

Por lo que el viejo fantasma de las elecciones de Estado, contra el que se viene combatiendo desde 1988, en que se sentaron las bases de nuestra incipiente democracia, sigue rondando en nuestro país.


rangut@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.