• Regístrate
Estás leyendo: Cuidado con las inversiones
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 08:12 Hoy

Columna de Fernando Rangel de León

Cuidado con las inversiones

Fernando Rangel de León

Publicidad
Publicidad

Últimamente a los gobiernos estatal de Coahuila y municipal de Torreón, les ha estado dando por magnificar al máximo las inversiones de empresas extranjeras en la entidad y en La Laguna, como sí esas inversiones fueran públicas.

A falta de obras y servicios públicos los gobiernos para atraerlos dan toda clase de facilidades a los inversionistas extranjeros para que, ante su incapacidad, les ayuden a combatir la pobreza creando empleos, frenando la emigración a Estados Unidos, y simplificándoles los trámites burocráticos para obtener rápidamente toda clase de permisos, licencias de funcionamiento, etc., a muy bajo costo; lo cual no ocurre con los nacionales pobres a quienes se les carga toda la mano.

A cambio, las empresas extranjeras pagan aquí salarios de hambre en comparación a los que pagarían en EEUU, donde en algunos de sus estados como California, pagan hasta 15 dólares la hora; cubren menos impuestos que allá, contaminan el ambiente, provocan problemas ecológicos y hacen con los gobiernos mexicanos lo que quieren; lo cual no pueden hacer en su país de origen donde las autoridades sí se sujetan al Estado de Derecho.

Qué curioso que los servicios municipales como agua, drenaje, electricidad, pavimentación, limpieza, seguridad, etc., a colonias proletarias como Zaragoza Sur y otras, en Torreón, la Presidencia Municipal tardó años en iniciarlos, pese a que ya estaban habitadas; y en cambio donde se instalan las empresas extranjeras de antemano ya cuentan con todos esos servicios primarios y toda la infraestructura necesaria para su funcionamiento; lo que nos recuerda el refrán aplicable a los políticos mexicanos de que "son serviles con los de arriba y déspotas con los de abajo".

Esto nos recuerda también a Porfirio Díaz, que atrajo la inversión extranjera en bancos, minería, petróleo, industria textil, comercio, etc., y en cuyos centros de trabajo se discriminaba a los empleados mexicanos al no respetar su derecho de "a trabajo igual, salario igual"; pues a los extranjeros se les pagaba más; y cuyas injusticias explotaron con las huelgas de Cananea y Río Blanco, que fueron detonantes para la Revolución Mexicana.

Para que no se repitan los mismos errores de la historia es conveniente que se les diga a los inversionistas extranjeros que son muy bienvenidos en La Laguna; pero que habrán de cumplir con todas las leyes mexicanas.


rangut@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.