• Regístrate
Estás leyendo: TV UNAM sí es una televisora
Comparte esta noticia
Jueves , 16.08.2018 / 10:01 Hoy

Cambio de frecuencia

TV UNAM sí es una televisora

Fernando Mejía Barquera

Publicidad
Publicidad

El martes, al presentar la nueva programación de TV UNAM y el inicio del proyecto multimedia que anunció desde enero Nicolás Alvarado al tomar posesión como director, afirmó: “Este no es el lanzamiento de la programación de una televisora, TV UNAM no es una televisora, son muchas pantallas. La tv es solo una de las nuestras. No somos una televisora, somos una productora de contenidos preponderantemente, aunque no solo audiovisuales, que tiene salida en muchas plataformas”.

Visión ortodoxa

Quizá al director de TV UNAM le falta explicar qué entiende por televisora o bien introducir algunos matices en su discurso. Si entiende por televisora exclusivamente a una entidad que transmite “audio y video asociados” a través del espectro radioeléctrico (tv abierta) o que transmite señales de “audio y video asociados” codificados a través de una infraestructura de cable, microondas o satélite, a la que se accede por suscripción (tv restringida), estaría partiendo de una visión ortodoxa que ya prácticamente nadie comparte.

Actualmente las televisoras se asumen como distribuidoras de señales, pero también como productoras de contenidos, y buscan para éstos salidas cada vez más diversas: asumen que la salida de sus producciones por tv es aún la más importante en términos de audiencia masiva, pero buscan mayor distribución por la red, en donde el consumo de “audio y video asociados” crece aceleradamente. No obstante, siguen siendo televisoras; por supuesto, modernas que buscan un lugar dentro de la convergencia tecnológica, que piensan en el futuro, pero no olvidan el presente.

TV restringida

A TV UNAM le costó mucho trabajo dejar de ser solamente productora y convertirse también en televisora, en distribuidora de contenidos. En octubre de 2005 comenzó a transmitir en televisión restringida gracias a un acuerdo con la industria de tv por cable y, de esa manera, logró cubrir 350 localidades. Firmó un convenio con la SEP para que la señal de la televisora universitaria fuera subida a la red satelital Edusat y se distribuyera a los sistemas de cable.

Adicionalmente, hizo convenios con 25 televisoras educativas y culturales de varios estados para que transmitieran programas producidos por TV UNAM. No perdió su carácter de productora, pero asumió el de televisora.

TV abierta

En televisión abierta, TV UNAM tiene una tarea pendiente: la salida masiva a través de un canal propio. Actualmente transmite por tv abierta en el 30.2, una de las frecuencias de multiprogramación del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), pero está en condición de arrimada. A pesar de que cuenta con una frecuencia propia —Canal 20 de la Ciudad de México, XHUNAM— ésta tiene asignada una potencia muy baja (apenas 200 watts) y una cobertura mínima.

Según el sitio web del Ifetel, el permiso otorgado a la UNAM para operar el Canal 20 venció el 29 de noviembre de 2015. Sobre el refrendo de la autorización para transmitir en ese canal o su transformación en concesión de uso público en los términos que señala la ley, así como de posibles gestiones para que dicho canal aumente su potencia y su cobertura, el director de TV UNAM no mencionó nada el martes. ¿Hay proyectos para el Canal 20 o lo dejarán morir?

¿Agonizante?

Así como a Ernesto Velázquez le correspondió dar el paso para convertir a TV UNAM en televisora (lo cual fue, sin duda, meritorio), a Nicolás Alvarado le toca dar el paso que la evolución tecnológica exige: conducir a TV UNAM a la convergencia digital, a la búsqueda de salidas para sus programas a través de segundas o terceras pantallas (computadoras, tablets o celulares). Que tenga éxito; sin embargo, el discurso del director no es ponderado, sugiere que la televisión “agoniza” y ve a internet como el medio que habrá de enterrarla, por lo cual, se infiere, hay que dirigir el mayor esfuerzo hacia este medio.

Pensar en la muerte de la televisión es arriesgado e implica la posibilidad de que en TV UNAM se abandonen o queden subordinados los esfuerzos realizados durante una década para darle presencia en la televisión.

TV UNAM debe seguir siendo concebida como una televisora; por supuesto, como una moderna, que busque salida para su producción a través de todas las pantallas. Una televisora insertada en la convergencia digital.

Por cierto, en la conferencia del martes, a diferencia de Nicolás Alvarado, la coordinadora de Difusión Cultural de la UNAM, María Teresa Uriarte, sí llamó televisora a TV UNAM: “No estamos inventando el hilo negro, inventar el hilo negro es en este tiempo... prácticamente imposible. Estamos trabajando en darle un sello propio a una televisora universitaria”, dijo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.