• Regístrate
Estás leyendo: Peña y Meade: dos campañas
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 06:19 Hoy

Cambio de frecuencia

Peña y Meade: dos campañas

Fernando Mejía Barquera

Publicidad
Publicidad

Todas las campañas presidenciales son diferentes entre sí: los candidatos tienen características peculiares, virtudes a exaltar y defectos que sus estrategas en comunicación buscan paliar o minimizar. Recordemos cómo fue la de Enrique Peña Nieto e imaginemos cómo podría ser la de José Antonio Meade, “destapado” por el PRI como su candidato para 2018.

Promesas y firmas

A partir de 2005, año en que fue elegido gobernador del Estado de México, Peña Nieto comenzó a aparecer continuamente en la televisión. Sus estrategas le diseñaron una imagen de político “maduro a pesar de su juventud” y “cumplidor” de los “608 compromisos” que “firmó” durante la campaña por la gubernatura; incluso asumió el rol de “hombre guapo”. Televisa fue el principal medio donde se difundió la propaganda de Peña Nieto, quien apareció constantemente en spots y en notas informativas transmitidas por los noticiarios del Canal 2.

En 2008, a la mitad de su administración en el Edomex y ya con la mirada puesta en Los Pinos, Peña lanzó una nueva campaña para presentarse como “gobernante con resultados”: ésta llevó el nombre de “300 compromisos cumplidos” —la mitad de los que había firmado— y estuvo integrada por spots televisivos y radiofónicos en los que Angélica Rivera, actriz de Televisa, fungía como presentadora: ella acababa de lograr su máximo éxito en telenovelas con la interpretación de Gaviota en el culebrón Destilando amor.

Fiesta mediática

El 27 de noviembre de 2010, Peña y Rivera se casaron en Toluca: una fiesta mediática por las implicaciones políticas de la boda —Peña ya apuntaba hacia la Presidencia—, pero también por los ribetes ligados al periodismo de espectáculos y “del corazón”. Antes de ser gobernador, Peña Nieto era un político local de segundo o tercer nivel —diputado en el Congreso del Edomex y ocupante de cargos menores en el gobierno del estado—, pero su constante exposición en la pantalla de Televisa lo convirtió en figura pública nacional.

Instalado en la Presidencia, las limitaciones de Peña afloraron: poco bagaje cultural, escaso número de libros leídos y en consecuencia léxico pobre. Sus dislates y fallas de sintaxis generaron memes y burlas en las redes sociales y en caricaturas publicadas en medios impresos, pero al final del sexenio se “normalizaron”: ya pocos se refieren a esos errores.

Apartidista o ‘prianista’

¿Cuáles son las características de José Antonio Meade que sus estrategas podrían exaltar o paliar? Algunos consideran que jugará a su favor “no militar en ningún partido”, característica que ayudaría a presentarlo como “candidato ciudadano” y atraer el voto de quienes están hartos de los políticos y de los partidos.

Quizá eso pueda servirle, pero los adversarios del PRI, específicamente Morena y López Obrador, podrán argumentar que Meade no es “apartidista” sino “prianista”, pues formó parte tanto de gobiernos del PAN como del PRI. Los cuatro puntos que Meade esbozó el lunes como promesas de campaña — “que la gente tenga comida en la mesa, seguridad en las calles, salud y educación de calidad”— serán combatidos con cifras relativas al incremento en la pobreza, el deterioro del salario y el aumento de precios registrados con Peña y Calderón, gobiernos cuyo modelo económico Meade ayudó a diseñar y aplicar.

¿Nuevo ‘look’?

Fotografías que circulan en internet (http://www.nacion321.com/elecciones/el-album-fotografico-que-jose-antonio-meade-quisiera-desaparecer) se usarán seguramente para cuestionar al candidato del PRI: Meade pasa al lado de un indigente que está tirado en el piso, pero el político, en ese momento titular de Hacienda, ni siquiera le dirige una mirada (“es insensible ante la pobreza”, se dirá); Meade, sonriente, aparece en sendas fotos con cuatro ex gobernadores priistas acusados de corrupción: Javier Duarte, de Veracruz; Roberto Sandoval, de Nayarit; Roberto Borge, de Quintana Roo; y César Duarte, de Chihuahua,

¿Qué harán con Meade sus imagólogos? ¿Tratarán de convertir su bajo volumen de voz, su dicción deficiente, su lenguaje corporal de aparente serenidad en virtudes que lo distingan de los “políticos tradicionales” o tendremos en los próximos meses otro Meade: agresivo y con nuevo look? ¿Cuál será la actitud de los medios durante la campaña del candidato oficialista: irán a la cargada o harán periodismo?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.