• Regístrate
Estás leyendo: 'Gasolinazo': ¿incapacidad o estrategia informativa?
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 17:31 Hoy

Cambio de frecuencia

'Gasolinazo': ¿incapacidad o estrategia informativa?

Fernando Mejía Barquera

Publicidad
Publicidad

En la mayoría de los comentarios que se han escrito acerca del uso —o no uso— de la comunicación a propósito del gasolinazo prevalece la postura de que el gobierno debió explicar amplia y detalladamente en las semanas previas al 1 de enero las razones por las cuales tomó la medida: “Eso podría haber evitado los actos de vandalismo registrados en la primera decena de 2017”, coinciden quienes sostienen ese análisis. Es, por supuesto, una hipótesis difícil de comprobar en estos días agitados y de confusión.

No atizar el fuego

Pero hay otra hipótesis, también difícil de confirmar a bote pronto, de acuerdo con la cual la falta de explicación precisa y abundante “dirigida al pueblo”, por parte del gobierno, en los meses de noviembre y diciembre —desde octubre de 2016 se sabía que la gasolina aumentaría en enero— habría sido estrategia para no obstaculizar una medida que la administración de Peña Nieto consideraba necesaria e inaplazable.

Retomo dos comentarios que sugieren esa posibilidad. El primero es de Carlos Marín, quien el martes escribió en su columna de MILENIO: “Se antoja lógico… reprocharle al gobierno de Enrique Peña Nieto que no haya hecho una campaña previa de información en noviembre y diciembre. Paradójicamente, también es entendible esa omisión, por el riesgo de que la inconformidad que la noticia provocaría echara abajo el alza de precio de los combustibles”.

Nada de consulta

En un sentido similar, Diego Fernández de Cevallos opinó lo siguiente el lunes, entrevistado por Carlos Puig en el noticiario de las diez de la noche en MILENIO Televisión: “Hay que entenderlo: ¿por qué el gobierno no dio primero las explicaciones…? Se las hubieran echado para atrás en el Congreso”.

De acuerdo con esos planteamientos, no habría existido ausencia de explicación acerca del gasolinazo por incapacidad gubernamental, sino por una estrategia consistente en no dar demasiada difusión —al menos no en noviembre y diciembre— a una medida que podría desatar expresiones de inconformidad. “Liberar” los precios de la gasolina y el diésel era para el gobierno de Peña Nieto una medida que debía ser tomada y defendida una vez aplicada, nada de ponerla “a consideración del pueblo” o de explicársela para legitimarla.

Flamazo o incendio

Por eso las explicaciones vinieron después, al justificar la medida, no antes porque eso la hubiera puesto en riesgo. Mejor pedir perdón o al menos “compartir” el dolor del pueblo por el gasolinazo —como hizo Peña Nieto en su “mensaje de Año Nuevo”— que permiso.

Muy probablemente el escenario previsto en el gobierno fue el que sugirió ayer Marco Rascón, también en MILENIO: “Ellos calcularon que habría un flamazo, pero no un incendio; que éste se apagaría solo, entre el desgaste, la confusión, el vandalismo, los insultos y la división”. Falta saber si finalmente habrá incendio o solo hubo flamazo; en la primera decena de enero parecía lo primero, hoy lo segundo.

Nuevo aumento

¿Se sabía que el 1 de enero habría gasolinazo? Sí. En la iniciativa de Ley de Ingresos para 2017 que envió Peña Nieto al Congreso, aprobada en octubre de 2016, se lee: “El siguiente paso que se propone, con el que se consolidaría la reforma energética…, es la liberalización gradual y ordenada de los precios al público de las gasolinas y el diésel. En la Ley de Hidrocarburos se estableció que ello ocurriera a más tardar en 2018. Dado que se considera que ya están listas las condiciones fiscales y se están fortaleciendo las capacidades de la autoridad reguladora, se propone… que la liberalización de precios entre en vigor a partir del 1o. de enero de 2017 de forma gradual”.

Y también se conocía de cuánto sería el trancazo: lo anunció Hacienda en su Comunicado 193, fechado el 27 de diciembre de 2016, el cual fue retomado como nota informativa en todos los medios (casi no hubo análisis porque la mayoría de los opinadores estaba de vacaciones).

Hoy, dado el palo y a diferencia de noviembre y diciembre, la información oficial es profusa; el régimen justifica en cadena nacional el gasolinazo y trata de echar la culpa a adversarios políticos por los actos vandálicos. Veremos qué ocurre en febrero con los nuevos aumentos, cuyo monto no ha revelado Hacienda, quizá por temor de alebrestar nuevamente al pueblo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.