• Regístrate
Estás leyendo: Azcárraga II, 1986; Azcárraga III, 2017
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 12:46 Hoy

Cambio de frecuencia

Azcárraga II, 1986; Azcárraga III, 2017

Fernando Mejía Barquera

Publicidad
Publicidad

No es la primera vez que en Televisa el accionista mayoritario y presidente del Consejo de Administración delega la posición de CEO en algún subordinado. Lo hizo Emilio Azcárraga Milmo en 1986 y lo repitió Emilio Azcárraga Jean la semana pasada.

En ambos casos el cambio en la dirección general de esa televisora coincidió con una etapa de crisis dentro de la empresa: básicamente política en 1986 y más compleja —política, económica y tecnológica— en 2017.

Treinta años

En 1986, una de las filiales de Televisa en Estados Unidos (Spanish International Comunications Corporation, SICC) fue acusada de violar la “ley antimonopolios”, y la empresa mexicana se vio obligada a vender algunas de las estaciones que controlaba en aquel país (ahí se inició una crisis que derivó en la venta de Univision por parte de Televisa en 1988); ese mismo año el consorcio entró en conflicto con la UNAM, el cual derivó en la finalización del convenio para transmitir contenidos de la universidad en canales de Televisa; por su parte, el pintor Rufino Tamayo y el arquitecto Luis Barragán acusaron a la empresa de engañarlos y pretender lucrar a costa de su obra.

De igual manera, el sesgo informativo favorable al PRI durante el proceso electoral de Chihuahua en ese año le acarreó a Televisa fuertes críticas y hasta mítines frente a sus instalaciones de avenida Chapultepec: “Lolita, Lolita, no digas mentiritas”, gritaban, en alusión a Lolita Ayala, militantes del PAN que alegaban fraude electoral contra su candidato, Francisco Barrio.

Intento reformista

En agosto de 1986, Televisa anunció que Emilio Azcárraga Milmo dejaba la presidencia de la empresa para “hacerse cargo del área internacional” y en su lugar quedaría Miguel Alemán Velasco, quien trató de limpiar la imagen del consorcio: reorganizó el área de noticiarios (quitó de la pantalla a Jacobo Zabludovsky y sacó del aire el programa 24 Horas); al contrario de Azcárraga, quien no se distinguía por su apertura hacia la prensa, se hizo entrevistar por diversas medios, incluidos Proceso y La Jornada los principales críticos de Televisa; incluso acudió al Palacio Legislativo para charlar con diputados y responder a sus preguntas.

Mientras, Azcárraga Milmo atendía los problemas de Televisa en Estados Unidos como “responsable del área internacional”.

Enero de 2018

En mayo de 1987, el consorcio anunció un nuevo cambio en su estructura: Televisa-México quedó a cargo de Miguel Alemán Velasco, y se creó una nueva firma, llamada Univisa, a cargo de Fernando Díez Barroso, para atender los asuntos del consorcio en Estados Unidos. Ambas tenían que reportar ante un “Comité Ejecutivo”, creado ex profeso y presidido por Emilio Azcárraga Milmo, quien de esa forma retomaba la dirección de la empresa.

El pasado 26 de octubre, Televisa anunció mediante un comunicado, que el presidente de su Consejo de Administración, Emilio Azcárraga Jean, dejará de ser, en enero de 2018, presidente y director general, cargos que también ostenta, para cederlos a una mancuerna formada por Bernardo Gómez, considerado el operador político del consorcio, y Alonso de Angoitia, el estratega financiero.

Proyecto listo

Gómez y De Angoitia le reportarán “directamente al Consejo de Administración”, presidido por Azcárraga Jean, quien mantendrá “responsabilidad directa” en el club América y en la Fundación Televisa. El vínculo con el América le asegurará participación en el “consejo de dueños” del futbol mexicano, en el manejo de la selección nacional y en la negociación para lograr que México, Canadá y Estados Unidos sean, de manera conjunta, sede del Mundial 2026. La presencia en Fundación Televisa le permitirá mantener relación con políticos, gobernantes y empresarios en la realización de “programas filantrópicos” de beneficio para la imagen del consorcio.

No es improbable que el proyecto de Televisa para el futuro, en lo concerniente a lo político, lo económico, lo tecnológico y a la producción de contenidos y la búsqueda de nuevas audiencias ya esté definido y listo para ser instrumentado por Gómez y De Angoitia. Si ese proyecto da resultados, ¿Azcárraga Jean retornará a la presidencia y dirección general de Televisa? Hace treinta años, Azcárraga Milmo regresó a la dirección de Televisa en solo 10 meses: ¿cuánto tardará su hijo en volver? Claro, si decide hacerlo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.