• Regístrate
Estás leyendo: Lección no aprendida del PRI (II)
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 14:47 Hoy

Fronteras de la ciencia

Lección no aprendida del PRI (II)

Fernando Fuentes

Publicidad
Publicidad

Recuperar la presidencia de la República Mexicana para el Partido Revolucionario Institucional (PRI) no fue nada fácil. Un 2 de julio del 2000 los mexicanos le dieron la espalda por primera vez a un partido que había gobernado por más de 70 años al país, y que a consideración de muchos compatriotas de aquella época, este partido político ya era un mal para México.

"Voy a ejercer una presidencia democrática que entienda los cambios que ha experimentado el país en las últimas décadas. Voy a gobernar con todos y para todos".

A más de tres años y medio de gobierno de Enrique Peña llegaron las elecciones intermedias federales del 2016 y estas han marco otro escenario para el partido en el poder, uno que ya sentía en la atmosfera de los votantes, un malestar.

El programa de resultados electorales preliminares (PREP) del INE falló. Sin embargo, ocho de los 12 estados con elección para gobernador tuvieron alternancia. El PRI sólo ganó en 5 estados (Tlaxcala, Hidalgo, Zacatecas, Sinaloa y Oaxaca) y perdió importantes bastiones priistas como: Veracruz, Tamaulipas, Chihuahua, Quintana Roo, Durango, Aguascalientes y Puebla).

La calidad de la información al día de hoy mostrada en la página web del INE de los resultados de las pasadas elecciones del 5 de junio del presente año, deja mucho que desear, pues no pueden verse aún cifras por estado y municipios y hay una precaria información en sus comunicados, lo que habla de un sistema de conteo parcialmente fallido.

Lo que se puede apreciar en estas elecciones intermedias de 2016 es que la tendencia de la curva va nuevamente en contra del PRI y que éste no aprendió, como presumió, de su anterior declive. Y no estoy seguro que les alcance el tiempo para comenzar a aprender.

De aquí a las votaciones presidenciales de 2018, el PRI-gobierno debería, entre otras cosas, tener resultados visibles y contundentes en las siguientes materias: reducir drásticamente los índices de inseguridad y violencia; que se vean resultados tangibles en el combate contra la corrupción y terminar con la impunidad, sobre todo de los gobernadores y responsables de áreas estratégicas del país; elevar el nivel de crecimiento económico y que éste se refleje en el aumento del poder adquisitivo de las familias; aumentar, por consecuencia, los niveles de empleo con salarios dignos; fortalecer la moneda nacional frente al dólar; y utilizar la política como instrumento preferente de resolución de problemas sociales y no la represión como se está viendo hasta ahora.

Son muchas las asignaturas pendientes y al parecer, muchos priistas que son servidores públicos, no han entendido todavía que lo que está en juego no es su empleo, sino la sobrevivencia de su partido el PRI.

ferfuentesmty@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.