• Regístrate
Estás leyendo: La realidad de la demencia
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 21:36 Hoy

Fronteras de la ciencia

La realidad de la demencia

Fernando Fuentes

Publicidad
Publicidad

La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia y la que tiene más presencia en los medios de comunicación, a la cual todos temen, sin embargo existen otras manifestaciones clínicas como son la demencia vascular, la demencia fronto-temporal, la demencia de los cuerpos de Lewy, la demencia mixta, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob o el síndrome de Werincke-Korsakoff.

Estas enfermedades se reconocen como trastornos neurodegenerativos progresivos. Durante las últimas décadas, la investigación epidemiológica de la demencia ha hecho enormes progresos en todos los ámbitos, desde genéticos, neurocientíficos y en la comprensión de las necesidades de los ambientes en que el paciente y las familias pueden aumentar su calidad de vida de manera conjunta, sobre todo en países industrializados.

El reporte mundial 2015 del grupo internacional portavoz de la enfermedad de Alzheimer menciona que el año pasado se calculaba que 46.8 millones de personas vivían con demencia en el mundo, y que se reportarían 9.9 millones de nuevos casos.

No es un secreto que en México existe un aumento de la población geriátrica, lo cual implica que aumenta la posibilidad de que la prevalencia de la demencia aumente. Un estudio publicado por Mejía-Arango y Gutiérrez en el año de 2011 con población mexicana, en el cual participaron 7 mil 166 personas, reporta una prevalencia de 6.1 por ciento, misma que se presenta en mayor medida entre las mujeres, y que aumenta la probabilidad de que se presente algún tipo de demencia conforme se tiene más edad.

Tomando en cuenta que la esperanza de vida aumenta año con año debido a los avances médicos, esto implica que antes de la edad de retiro que marca el gobierno mexicano muchas personas estarán sufriendo los estragos de alguno de los tipo de demencia, lo que implica un amplio costo de pensiones y cuidados médicos que se multiplican, pues los familiares que los cuidan vivirán situaciones similares a cuidar a un niño pequeño, que requiere asistencia continua, con lo cual se aumenta el ausentismo laboral.

Sólo seis países en el mundo han diseñado programas específicos para la población geriátrica, México no figura entre ellos, lo cual pone en riesgo a un país que ha aumentado la edad de jubilación, que no cuenta con la infraestructura sanitaria para dar atención a la población, y cuyo riesgo es mayor por ser un país en vías de desarrollo.

Es por ello que las familias deben estar preparadas, no solo económica, sino anímicamente para comprender las necesidades de sus familiares, aseguro lo anterior en exclusiva, Alma Dzib-Goodin, doctora en neurociencias por la Universidad Estatal Lomonosov de Moscú, Rusia.

ferfuentesmty@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.