• Regístrate
Estás leyendo: Un paseo por las tumbas y el perdón
Comparte esta noticia

30-30

Un paseo por las tumbas y el perdón

Fernando Fabio Sánchez

Publicidad
Publicidad

A Walk Among the Tombstones (Un paseo por las tumbas, 2014) es un filme dirigido por Scott Frank y protagonizado por Liam Neeson. La cinta está basada en la novela homónima de Lawrence Block, y nos presenta una historia detectivesca en Nueva York con un enfoque distinto a las novelas de detectives de Paul Auster, reunidas en The New York Trilogy; aunque es un relato metafísico también.

El filme gira alrededor del concepto del mal, y la posibilidad de ciertos seres humanos a cometerlo. Matt Scudder, el protagonista, es un policía que intenta capturar a un criminal en medio de la calle.

Exitoso, descubre que asimismo le ha quitado la vida a un caminante.

Lleno de responsabilidad porque estaba alcoholizado, se retira del servicio público y, con el paso de los años, busca el perdón personal y trabaja como detective privado.

Hace algunas semanas en la Ciudad de México me reuní con un amigo muy estimado que se dedica al activismo cibernético. En cierta forma podríamos llamarlo un hacker. Me decía que algunos familiares de víctimas de violencia criminal han optado por el perdón.

Quizá no se han cansado de pedir justicia, pero sí decidieron encontrar la paz de su corazón.

Mi reacción fue la sorpresa.

¿Cómo es posible llegar a perdonar al asesino de una hija o al hombre o mujer que sistemáticamente ha destruido una región? Con los días pensé que el camino del perdón es una elección realista para aquellos que sufren demasiado, pues el odio alargaría el dolor y el mal -así- seguiría presente.

A Walk Among the Tombstones nos presenta, con su protagonista, el otro lado de la moneda. Es el ejecutor del mal quien busca alterar su camino. Empieza por un reconocimiento propio, jura no volver a hacerlo nunca, y es posible que, si se mantiene, encontrará el perdón hacia el final. El mal queda definido, de esta manera, como la incapacidad para reflexionar en la condición propia, en ser máquinas de hacer daño, en el desdén de la idea de parar.

Recomiendo este emocionante y entrañable filme del llamado “neo noir”. Se encuentra disponible en línea o en disco. Abordaré el concepto del perdón como un recurso social que reconstruye la noción de ciudadanía -paralelo a la religión- en futuras entregas. Ya nos veremos.


Twitter@fernofabio

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.