• Regístrate
Estás leyendo: A un día de las elecciones en los Estados Unidos
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 15:30 Hoy

30-30

A un día de las elecciones en los Estados Unidos

Fernando Fabio Sánchez

Publicidad
Publicidad

Las elecciones en los Estados Unidos se han vuelto una lucha casi a muerte. A lo largo de mis años en este país he visto a cuatro presidentes: dos republicanos, el padre y el hijo Bush, y dos demócratas, Clinton y Obama.

La contienda electoral en su momento fue muy dura y lo que parecía estar en juego era dos maneras diferentes de ver el mundo. Cuando Al Gore perdió ante W. Bush en el 2000 y más tarde en el 2004 pasó lo mismo con John Kerry, se habló de la fuerza del fundamentalismo estadounidense.

Luego con el triunfo de Obama en el 2008, parecía que el país daba la vuelta y, con la reelección cuatro años después, el discurso de victoria reivindicaba las identidades que no habían estado en el centro. Se habló, asimismo, de una nación híbrida.

Los ocho años de Obama no han sido perfectos. La política exterior sigue enfatizando lo militar y en el interior hay quejas por los costos de la salud y la mano dura contra los migrantes indocumentados. El dólar está muy fuerte, aunque el dinero no rinde como solía rendir (y eso ocurre en la mayor parte del mundo). Podría decir que se siente una calma en la atmósfera territorial.

Es una calma aparente —ya lo sabemos— fraguada por los medios de comunicación y consumada por una población que no se quiere dar cuenta de lo que ocurre. Pero —pese a lo anterior— no miento al decir que es de gran importancia que Obama esté en la presidencia.

Frena los desesperados ímpetus de los descontentos. Por ahora.De acuerdo con las manifestaciones en esta lucha por la presidencia, un número muy alto de personas que han estado guardando sus piedritas ven en Trump una oportunidad para cumplir sus anhelos. Y eso va más allá. Un artículo del Washington Post del 3 de noviembre denuncia, entre otras cosas, que hay una guerra dentro del FBI.

Es un grupo de agentes —fiel a Trump— el que busca destruir a Hillary Clinton y ha filtrado información sobre la candidata a los medios de comunicación. Esto pone en evidencia no sólo el estado de una nación dividida, sino también de instituciones golpeadas por la fidelidad secreta a la idea de clan y no a la justicia ni mucho menos al servicio.

Es un momento alarmante. Una vez más nos encontramos ante el fervor de la supremacía racial y la diseminación de valores antidemocráticos.

La razón y el diálogo no son factores que parezcan importar. El sisma presente se genera en lo irracional. ¿Es este el nuevo fascismo?, es la pregunta que le hicieron al importante teórico neomarxista Fredric Jameson. Y respondió, “todavía no. Pero si Trump llega al poder, eso será otra cosa”.

Esperemos que eso no ocurra y que nos veamos la próxima semana para hablar de cultura, educación, democracia.



Twitter@fernofabio

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.