• Regístrate
Estás leyendo: Higiene
Comparte esta noticia

Entre paréntesis

Higiene

Fernando Escalante Gonzalbo

Publicidad
Publicidad

El rasgo más característico, acaso el más importante, del momento neoliberal ha sido la transformación cultural que significa el descrédito de lo público en todos sus sentidos: servicios públicos, empresas públicas, interés público. El resultado ha sido un largo, masivo, continuado proceso de privatización, una mezcla de los negocios, la empresa privada, la política y la función pública, con el mantra de la eficiencia, que ha producido en casi todas partes nuevas formas de corrupción (Islandia, Francia, Brasil, Hungría, Corea…).

Estaba en el espíritu del tiempo que se tolerase, con una mezcla de apatía, desinterés y cinismo, hasta que todo se vino abajo en 2008. El problema es que para entonces no había alternativas mínimamente creíbles, porque se había desfondado el sistema político de la larga posguerra —que dependía de la economía mixta, el Estado de Bienestar, la Guerra Fría.

El resultado del descontento ha sido el auge de un surtido de movimientos de propósito fundamentalmente higiénico, por decirlo de alguna manera. Movimientos para limpiar la política, barrer a la vieja clase, a todos. En ese clima, la falta de experiencia es una virtud, también la hostilidad hacia las instituciones. Y la falta de programa se suple con un lenguaje de intensa carga moral, a veces con el recurso de identidades muy primarias. No hay para sorprenderse del resultado.

Donald Trump llegó con su cuadrilla de millonarios, con la consigna de drenar el pantano de Washington. No hace falta ningún comentario. En Italia la gran esperanza fue el Movimiento Cinco Estrellas, del cómico Beppe Grillio; no era un partido: no tenía reglamento ni plataforma, ni siquiera sede, era la pura inconformidad. En 2016 llevó a Virginia Raggi a la alcaldía de Roma, y no han pasado dos meses sin un escándalo de corrupción. La semana pasada, el movimiento trató

de formar gobierno en alianza con la extrema derecha, la Liga Norte, y con la bendición de Silvio Berlusconi. El único punto en común, el rechazo de la inmigración. La higiene era también el motivo retórico central de Podemos, en España, que ha venido a quedar en un carrusel de picaresca sin gracia.

Meterlo todo en el cajón de sastre del populismo son ganas de no entender. Y es grave, porque el problema es real.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.