• Regístrate
Estás leyendo: El mundo que fue
Comparte esta noticia
Sábado , 18.08.2018 / 22:11 Hoy

Entre paréntesis

El mundo que fue

Fernando Escalante Gonzalbo

Publicidad
Publicidad

Se ha propuesto ya formalmente a Donald Trump para el Premio Nobel de la Paz por la negociación con Corea del Norte, que demuestra la eficacia de su estrategia de “paz por la fuerza” —su contribución a la historia de la diplomacia. Sin darle muchas vueltas, es la estrategia del matón. Premios aparte (si lo tuvo Kissinger, ¡qué más da!), la estrategia exitosa ha sido la de Kim Jong Un, que no tiene ningún interés en que Corea del Norte sea una amenaza para la paz mundial, pero sí en que Estados Unidos deje de ser una amenaza para Corea del Norte. Y está por conseguirlo.

Los más optimistas piensan que intenta hacer lo mismo con Irán. Y que por eso, después de insultar a todos los firmantes del acuerdo nuclear, y amenazar a Irán con problemas como los que no ha tenido nunca, en el último párrafo de su diatriba ofrece un nuevo acuerdo que realmente beneficie al pueblo iraní. La verdad es que el texto admite casi cualquier lectura.

En lo más sustantivo, Trump anuncia que rompe el tratado porque no le gusta —y eso es todo. Acusa a Irán de vender armas, y de apoyar campañas de desestabilización en los países vecinos, y es verdad. Pero también lo hacen Arabia Saudita, Israel, Turquía, Rusia, y desde luego Estados Unidos. El problema es la seguridad, el equilibrio estratégico, el orden internacional en Oriente Medio —que no se arregla con un manotazo.

Aparece también en el texto la idea de derrocar al gobierno de Irán. Varias veces dice Trump que la República Islámica es un régimen asesino, el imperio del caos y el terror, y se dirige al doliente pueblo de Irán, para decirle que Estados Unidos está de su lado. La misma retórica sirvió para invadir Irak y Afganistán. O sea, que podría ser. Alguien, y más de uno, en el gobierno de Estados Unidos está convencido de que fueron operaciones exitosas, y quieren repetir por tercera vez.

En un pasaje patético dice Trump que Estados Unidos no lanza amenazas vacías. Es decir, que sabe que todos saben. La amenaza real, inminente, es para Europa, para los países que mantienen una relación comercial normal con Irán. Es a ellos a quienes se dirige el mensaje. Angela Merkel acusa recibo: el tiempo en que se podía confiar en Estados Unidos ya pasó.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.