• Regístrate
Estás leyendo: Liguilla del apertura 2018(1a jornada)
Comparte esta noticia

Sonido & visión

Liguilla del apertura 2018(1a jornada)

Fernando Cuevas

Publicidad
Publicidad

La duda de siempre: ¿convendrá que se mantenga este sistema en el que se observan buenos partidos en la fase final a costa de ver uno o dos que valen la pena en cada una de las 17 jornadas? Los incentivos para quedar en una buena posición a lo largo del torneo disminuyeron con la salida de los clubes mexicanos de la Copa Libertadores, situación que limita la intencionalidad del esfuerzo durante el semestre, además de volver a una visión nativista de nuestra liga. El mejor ejemplo son los Tigres: van rasguñando apenas lo necesario y ya en la fase final sacan las garras por completo. Celebramos el centenario de los torneos de fútbol profesional en nuestro país y el cuadragésimo quinto torneo corto.

En la primera jornada de la liguilla, solo un encuentro de los cuatro resultó desigual, en tanto los otros tres se mantuvieron al filo: fue el del primero contra el octavo, respondiendo a la lógica del desempeño del torneo. El Cruz Azul visitó al Querétaro en el estadio Corregidora y se mostró controlador de tiempos y espacios. El resultado final reflejó la diferencia en puntos e integración de planteles, a pesar de que el esfuerzo de los Gallos fue loable y puede crecer si se plantea un esquema de continuidad a manera de proyecto a mediano plazo, no de inmediatismos que tanto daño hacen a los equipos de fútbol. Los demás cotejos acabaron siendo disfrutablemente equilibrados.

Un disparejo

Las claves de un equipo como la Máquina, que tanta presión tiene por la historia cargada como un pípila sin resultados, han sido la llegada de Peláez (despreciado por el América), la presencia de un técnico como Caixinha que sabe poner orden y estructura, y el buen nivel individual coincidente de varios de sus jugadores, incluyendo las contrataciones para este torneo, usualmente fallidas en anteriores certámenes. Con todo y la presión encima, se desenvolvieron con solvencia y disciplina, a falta de mayor espectacularidad. Un espectro más había sido la derrota en este estadio apenas algunas semanas atrás, por si hiciera falta más angustia.

Pero el asunto se resolvió pronto con el gol de Aguilar (otro americanista desechado) antes de los quince minutos, avalado por el VAR estrenándose en México. Los locales intentaron pero al final se demostró que llegaron a su reconocible nivel de incompetencia. A media hora de terminar, Méndez aprovechó una serie de rebotes para anotar el segundo y afianzar a los azules en su debut dentro de la liguilla, marcando clara diferencia y, en contraste con otros torneos anteriores, mantener un nivel de juego que les permita aspirar a espantar fantasmas propios y extraños. Fue el partido más flojo de este primera jornada.


Tres parejos


Nos vamos al norte. Monterrey y Santos salieron al campo para buscar la portería contraria, sabedores de las capacidades que tienen de medio campo en adelante. Un primer medio con opciones para ambos y dinámica que ya quisiéramos ver siempre, a pesar de que las tribunas lucieron extrañamente asientos vacíos. Los Rayados apretaban y generaban llegada de gol, pero los de la comarca lagunera, actuales campeones, también se presentaban y tocaban la puerta como para corresponder la cortesía, en tanto los arqueros mostraban oficio y elasticidad al fondo. La segunda parte fue más para los locales, presionaron más y aunque la visita intentó, se empezó a observar una tendencia, confirmada por una belleza de gol de chilena cortesía del mellizo Funes Mori, culminando una jugada de antología.

En el infierno se vivió un partido intenso: larga rivalidad que ha incluido goleadas de una y otra parte y, sobre todo, interés de jugadores y aficionados por ganarle al contrario. El América se puso en ventaja aprovechando las facilidades de la defensa local con gol pronto de Aguilera, si bien el Toluca emparejó más con enjundia que con talento vía Tobio; la ventaja volvió pronto para el equipo de Televisa con certero cabezazo de Valdez y entonces el juego entró en un estado de angustiosa tensión, incluyendo al árbitro que salió lesionado. La segunda parte fue un ejercicio de tolerancia a la frustración para los locales y de buena respuesta para la visita: en el último suspiro, la promesa Alexis Vega convierte una gran jugada en el empate que le da vida al juego de vuelta, con la habitualmente ridícula reclamación del entrenador americanista después del silbatazo final.

Dinamismo felino en Nuevo León con nivel superior. A pesar de todas las dudas que dejó a lo largo del torneo, el cuadro de la UANL salió a buscar el resultado ante la UNAM, el mejor visitante del torneo. Pero los Pumas aprovecharon la displicencia de los Tigres, que se puede volver costumbre, y tras un error en la salida se fueron al frente antes de pasados los diez minutos. Solo así reaccionaron los de casa y se fueron al frente generando peligro en la puerta de los universitarios capitalinos, que de pronto parecían echarse más atrás de lo debido. La segunda parte abrió puertas y los anfitriones le dieron la vuelta con sendos disparos fuera del área de Aquino y Dueñas, si bien las oportunidades se presentaron para ambas escuadras. La vuelta al marcador abre una buena puerta al espectáculo el siguiente domingo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.