• Regístrate
Estás leyendo: Los regalos
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 16:22 Hoy

Neteando con Fernanda

Los regalos

Fernanda de la Torre

Publicidad
Publicidad

El mayor regalo de la vida es la amistad, y yo lo he recibido. Hubert H. Humphrey

Para Copitos

Recibimos regalos generalmente en ocasiones especiales. La mayoría de ellos provienen de personas cercanas (supongo que para personalidades y políticos será otra cosa, pero entre los mortales los “regalos por compromiso” son definitivamente pasados de moda y fuera del presupuesto de la mayoría). Un regalo dice mucho. Más allá del precio, habla del cariño que alguien siente por ti, que se tomó un tiempo en pensar en ti, en tus gustos y después se adentró a un establecimiento para encontrar ese regalo que pensó te haría sonreír. Y, desde luego, lo hace. Tengo en mi buró una figurita de madera de una ratita. Cada vez que la veo me acuerdo de la persona que me lo regaló y de mis mejores amigos. Sonrío y sé que soy muy afortunada de tener a esos amigos, que son mis hermanos del alma. Coincido con Humphrey en que uno de los mayores regalos de la vida es la amistad.

Dicen que cuando un regalo te gusta es porque alguien te lo da con mucho cariño. No creo que sea así; quizá la persona que te quiso decir cuan importante eres para ella elige algo que no es de tu gusto. No pasa nada, puedes cambiarlo o usarlo, siempre te recordará a la persona que te lo regaló.

Muchas veces los regalos tienen más vida que las personas. Como las herencias de las abuelas que tienen un gran significado y nos hablan del cariño de esa persona aunque ya no está con nosotros. Hay regalos intangibles, pero que son determinantes en nuestra vida, como la educación —que va mucho más allá de los años que dura la escuela—, regalo que muchas veces no apreciamos, como reflexiona la premio Nobel de la Paz Malala Youzafai: “En algunas partes del mundo los estudiantes van a la escuela todos los días, es algo normal; sin embargo, en otras partes del mundo, donde estamos hambrientos de educación, es como un diamante o un regalo precioso”. En mis días escolares no me daba cuenta de lo afortunada que era al poder estudiar todos los días.

Existen regalos que tenemos y que no reconocemos o damos por un hecho como la salud. Rara vez la apreciamos cuando estamos sanos, solemos hacerlo hasta que algo nos duele o enfermamos. O tener la posibilidad de tener agua corriente o luz eléctrica. Gran error porque reconocerlo hace mucho más feliz nuestra vida. También están los regalos que tardamos en comprender; los etiquetamos como “desgracias” o “infortunios” cuando en realidad es algo que con el tiempo nos forja el carácter y nos hace mejores personas. No vemos lo positivo de ese regalo hasta mucho tiempo después, cuando nos damos cuenta que no hubiéramos llegado hasta donde estamos hoy sin ese fracaso, esa ruptura o ese momento doloroso que nos hizo cambiar el rumbo de nuestra vida.

El regalo del tiempo y la atención son algo precioso. Tristemente, en muchas ocasiones, no apreciamos este regalo por estar más pendientes del teléfono inteligente que de la persona que tenemos frente a nosotros.

Uno los mejores regalos que podemos recibir es la confianza; que crean en ti es invaluable. Esa confianza que tienen nuestros empleadores mes a mes que nos dice: “me gusta tu trabajo”, es un gran regalo que no debe pasar desapercibido. El amor incondicional es un regalo poco común, por lo mismo es un tesoro.

Existen gestos, detalles, palabras de apoyo, admiración o aprecio que se quedan en el corazón para siempre. Además de alegrarnos el momento sirven de confort en los días lluviosos, esos en que, independientemente del clima, vemos todo negro y nublado.

Estamos entrando a la época en que nos bombardean con la “necesidad u obligación de regalar”. No se puede hacer mucho al respecto, salvo valorar los que recibimos y hacer que los regalos que damos valgan la pena.

fernanda@milenio.com

http://www.milenio.com/blog/fernanda

Twitter http://twitter.com/FernandaT

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.