• Regístrate
Estás leyendo: Cartas a niños en tiempos electorales
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 21:22 Hoy

Neteando con Fernanda

Cartas a niños en tiempos electorales

Fernanda de la Torre

Publicidad
Publicidad

El periodista Javier Risco, junto con Regina Tamés y Genaro Lozano, publicó en el periódico El Financiero, el pasado 19 de mayo, una columna titulada “Cartas para Gero, Emilio, Luciana y Alfredo del Mazo”1 en la que manifestaba su preocupación por la educación que reciben de su padre: “Me preocupa lo que piensa, pero me preocupa más la manera en la que los forma a ustedes, no lo merecen y no deberían crecer en un núcleo que limita libertades y atropella derechos. Muchos dirán que cada quien es libre de formar a sus hijos como quiera. No lo creo. Con el tiempo ustedes mismos se darán cuenta que su padre estaba equivocado, que la libertad no se negocia”.

No soy mexiquense, pero si lo fuera, no votaría por él. Defiendo a la familia igualitaria, repruebo la homofobia y creo en la libertad expresión. A pesar de ello, considero que enviar esa carta abierta a los niños Del Mazo Castillo no fue una buena idea. Los derechos de los niños están por encima de nuestras creencias y libertad de expresión. Si bien la forma en que se dirigen a ellos es en todo momento respetuosa, recibir una carta en la que te hablen de los errores de tus padres no es algo agradable o apropiado para cualquiera, mucho menos si se trata de un menor. Tienen derecho a tener una infancia.

No tengo duda de que Javier Risco, Genaro Lozano y Regina Tamés escribieron esa carta para Gero, Emilio, Luciana y Alfredo del Mazo Castillo sin intención de causarles daño. Su preocupación ante una postura homofóbica es más que justificada y sus argumentos válidos, pero no comulgo con la forma. Un error honesto que pudo haber cometido cualquiera; sin embargo, aunque reprobemos la postura de sus padres, los hijos de Alfredo del Mazo, al igual que los de los demás candidatos, tienen derechos y debemos respetarlos.

No es un caso único. En enero de este año, la escritora Katie Rich, guionista de Saturday Night Life, escribió un comentario en su cuenta de Twitter burlándose de Barron Trump, de 10 años, el hijo menor del presidente de Estados Unidos. “Será el primer tirador escolar de este país”, dijo Rich. El comentario no fue bien recibido por la sociedad estadunidense. La primera en salir en defensa del menor, entre muchos otros, fue Chelsea Clinton: “Barron Trump se merece la oportunidad que todo niño se merece de tener una infancia” dijo. La guionista del famoso programa cómico borró el mensaje y pidió disculpas.

Entiendo y comparto la indignación ante la homofobia. ¿Pero qué clase de sociedad vamos a construir si no respetamos y defendemos los derechos de los menores? Partidos políticos, medios de comunicación y sociedad en general debemos proteger y respetar esos derechos en todo momento, más aún durante las campañas electorales. Por ello, el Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes emitió ocho recomendaciones para campañas electorales2. Merece la pena echarles un ojo. Agradezco a Carla Ureña el habérmelas enviado.

Sean mayores o menores de edad, los hijos y familiares a un candidato o funcionario no tienen nada que ver con las decisiones de sus padres. Tienen derecho a una vida privada y a vivir su infancia como cualquier otro niño. Si bien no es la primera vez que en nuestro país el hijo de un candidato recibe cartas de parte de importantes figuras de medios de comunicación, espero que ésta sea la última.

1 http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/cartas-para-gero-emilio-luciana-y-alfredo-del-mazo.html

2 http://www.gob.mx/sipinna/articulos/ocho-recomendaciones-para-campanas-electorales-respetuosas-de-los-derechos-de-ninas-ninos-y-adolescentes-106560?idiom=es&hootPostID=1f2f5dec971d65e71021c8bffa1942c2.

fernanda@milenio.com

http://www.milenio.com/blog/fernanda

Twitter http://twitter.com/FernandaT

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.