• Regístrate
Estás leyendo: Anthony, Kate y sus vidas perfectas
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 20:55 Hoy

Neteando con Fernanda

Anthony, Kate y sus vidas perfectas

Fernanda de la Torre

Publicidad
Publicidad

Famoso, guapo, adinerado, reconocido y admirado por su trabajo. Gran narrador de historias, viajero incansable. Una vida casi perfecta. Pensaríamos, con todo esto a su favor, que cualquier persona sería feliz, pero no necesariamente es así. El viernes despertamos con una noticia triste: el chef Anthony Bourdain, había muerto. Poco después nos enteramos que se había suicidado en Francia, lugar donde se encontraba para filmar un episodio de su exitoso programa Parts Unknown. Apenas el día anterior nos habíamos enterado del suicidio de la diseñadora Kate Spade. Este par de personajes que aparentemente tenían todo decidió terminar con sus vidas. Resulta imposible no preguntarse ¿por qué? Pregunta que quizá no tendrá respuesta. Solo sabemos que esa vida que nosotros considerábamos perfecta, para ellos resultó intolerable.

Solemos envidiar vidas así, pensando que el éxito y la fama dan la felicidad; sin embargo, lo que vemos de estas “vidas perfectas” es solo una faceta. Podemos ver solo la punta del iceberg, pero ignoramos el panorama completo. Lo que no podemos ignorar es que los índices de suicido en van en aumento. De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, cerca de 800 mil personas se suicidan cada año. Por cada uno de estos fallecimientos hay muchas tentativas más (calculan de 20 a 25 intentos por cada suicidio consumado). De acuerdo con esta organización: “Si bien el vínculo entre el suicidio y los trastornos mentales (en particular los relacionados con la depresión y el consumo de alcohol) está documentado en los países de altos ingresos, muchos suicidios se producen impulsivamente en momentos de crisis que menoscaban la capacidad para afrontar las tensiones de la vida, tales como los problemas financieros, las rupturas de relaciones o dolores y enfermedades crónicas”. En México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 2000 a 2014, la tasa de suicidios se elevó de 3.5 a 5.2 por cada 100 mil habitantes. Ocho de cada 10 suicidios fueron consumados por hombres y el rango de edad con mayor peligro es de 15 a 29 años.

Cada suicidio es una tragedia. Afecta a la familia y amigos de la persona que lo cometió. Quedan dudas, culpas y hubieras que pesan como una loza. ¿Por qué no me di cuenta? ¿Por qué no pidió ayuda? Quizá todavía en pleno siglo XXI nos sentimos “avergonzados” de reconocer

que tenemos estos problemas y que acudimos a un psicólogo o psiquiatra. Todos tenemos épocas obscuras en las que a pesar de que aparentemente por fuera todo marcha bien, nos sentimos miserables. A diferencia de un dolor de muelas, que corremos al dentista, es difícil reconocer que tenemos un problema emocional y pedir ayuda.

Hablé a diversas líneas de CdMx el viernes entre 8:30 y 9:00 pm para ver cómo funcionaban. Unicamente me respondieron en el Hospital de las Emociones (57952054) donde me informaron que psicólogos especializados atienden únicamente a jóvenes de 12 a 29 años, de nueve a nueve de martes a domingo. En el *911 me informaron que ese tipo de llamadas se atendían en Locatel y colgaron. Encontré el teléfono de la línea de apoyo emocional de Locatel en internet (54840443). Afortunadamente contestan rápidamente y pueden atender llamadas de toda la República, pero solo canalizar el apoyo en CdMx. En las líneas del DIF (56040127, extensión 2204), el call center del Consejo Ciudadano (55335533) y Saptel (52598121) no recibí respuesta. Tardé más 30 minutos en dar con alguien que me pudiera apoyar. Me sorprendió que con tanto dinero que gastamos en otros temas —como las campañas electorales— no tengamos una línea que atienda este tipo de casos las 24 horas los 365 días al año en toda la República. El suicidio es un problema grave y puede suceder en cualquier familia, hasta en aquellas que parecen tener vidas perfectas. Unamos esfuerzos.

fernanda@milenio.com

http://www.milenio.com/blog/fernanda

Twitter http://twitter.com/FernandaT

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.