• Regístrate
Estás leyendo: Suspenso, magia y esperanza
Comparte esta noticia

Caleidoscopio

Suspenso, magia y esperanza

Federico Ramos

Publicidad
Publicidad

El título lo dice todo: vaya combinación de hechos y situaciones inverosímiles a más no poder. Todo México en vilo al mismo tiempo que cruzando el Atlantico toda Alemania consternada, envuelta en un llanto desgarrador, pues Corea del Sur (lugar 57) ejecuta la hazaña futbolera más grande que se recuerda. 


El tigre asiático mata al gigante teutón (lugar 1) como en la mismísima biblia David mata a Goliat, y, de paso, produce el milagro del renacimiento del Tricolor (lugar 15) mientras en Suecia (lugar 24) sacan la champagne para un descorche inolvidable para ellos.

Bien dice aquel dicho que aún “perdiendo se gana” pues Corea del Sur se levanta con una victoria que lo deja fuera del Mundial, pero a cambio le da un prestigio histórico para su fútbol. México no juega en la misma cancha de la historia, pues la derrota contra Suecia no logra ocultar el desencanto que se vuelve a producir, de nueva cuenta, tal como vivimos decepcionados de muchas otras cosas.

La verdad es que a nuestro país le urge ganar no solo en el fútbol y dejar de vivir de las falsas ilusiones que las televisoras nos recetan cada vez que competimos, reinventando la historia de que “ahora sí la hacemos”, cuando la terca realidad nos despierta al día siguiente para curarnos la cruda de la derrota, ahora con el cuento de que a lo mejor le ganamos a Brasil.

Y, sí, todo es posible, como lo vivimos el miércoles pasado cuando nos envolvió el suspenso y fuimos capaces, millones de mexicanos al mismo tiempo, de cambiar de canal para abandonar el juego México-Suecia, para presenciar el final del juego Corea-Alemania, en donde el mago de la suerte hace magia, saca el conejo del sombrero y nos regala el pase a octavos de final, renaciendo una vez más la esperanza que patológicamente necesitamos los mexicanos.

El próximo lunes 2 disputaremos el balón con el pentacampeón Brasil (lugar 2) con el mismo desbordante entusiasmo que nos caracteriza, para hacerle nuevamente un lugarcito a la esperanza, a la magia y al suspenso, porque soñar no cuesta y mi deseo tanto como mi instinto futbolero me dice que vamos a ganar, como lo predije ante el juego contra Alemania, en estas mismas páginas de Milenio.

Suerte, la necesitaremos.



federicoramos@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.