• Regístrate
Estás leyendo: Los retos del momento
Comparte esta noticia

Caleidoscopio

Los retos del momento

Federico Ramos

Publicidad
Publicidad

Ante los embates a la población por la escasez de gasolina surgen muchas manifestaciones, algunas espontáneas y otras manipuladas, evidenciando que la sociedad en su conjunto se encuentra desamparada por la desinformación o por la falta de ella, amén de los estragos económicos y sociales que causa la falta del combustible para transitar con normalidad. 


Desde temprana hora el jefe del estado mexicano empieza con su muy peculiar mañanera de proceder, dejándonos saber que no pasa nada, que todo está bajo control, que aguantemos, pues lo que hace lo hace pensando en nosotros y con el decidido ánimo de terminar con la corrupción, derivada del rentable robo de combustibles. 

Luego vienen las redes sociales a despotricar en contra de todo y a lanzar fuego sobre un piso muy mojado: que si se combate frontalmente pero de mentiritas, pues no se nota que el gobierno en turno se lance contra los rateros; que si los del nuevo partido piensan que el perdón presidencial a los perdedores es un aval para que ellos se incorporen al negocio como los nuevos socios de los delincuentes; que si el desabasto se da en los estados manejados por la oposición. 


Total, vivimos un clima social distinto y ello abona a que la sociedad se sienta dominada por la incertidumbre, en tanto se percibe, al mismo tiempo, el placer que experimentan los nuevos dueños del poder. Nada se compara con ese placer, apuntaba Nietzsche. 


Sin embargo, la otra cara de la baraja de la incertidumbre es el miedo y este surge en una comunidad sin apenas notarlo. 


Para los estados dictatoriales, que por fortuna no es el caso nuestro, el miedo es el arma más elegante, pero más siniestra y de inmediato le sigue el pánico que mina la confianza pública y de ahí al precipicio de la debacle, como sucede hoy en Venezuela, a pesar de que disque está gobernado por un tipo que se dice demócrata, pero que ha expulsado de su país a casi tres millones de ciudadanos. 


Una virtud es aprender en cabeza ajena y el caso de ese país nos enseña cuál es el daño causado a la población cuando por años han permitió la degradación del estado de derecho y han tomado decisiones equivocadas. 


Exijamos al gobierno del presidente López Obrador que actúe pensando en el futuro de todos los mexicanos.



federicoramos@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.