• Regístrate
Estás leyendo: El valor de la amistad
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 06:06 Hoy

Caleidoscopio

El valor de la amistad

Federico Ramos

Publicidad
Publicidad

Hay relaciones entre amigos que perduran con el paso del tiempo, a pesar de tormentas, ataques y otros muchos eventos que la pueden lastimar. No es el caso de dos de mis mejores amigos: Chris Beagle y Héctor López. Uno, norteamericano, con verdadera vocación de mexicano, gracias a que sus padres le permitieron venir a Torreón mucha veces y compartir con nosotros, los Ramos, infinidad de aventuras, pachangas, viajes y tantos otros momentos de fraternidad, que se logran con el ejemplo de los padres para ser abiertos, plurales, sensibles a otras nacionalidades; el otro, Héctor López, amigo de más de 5 décadas, con quien compartí las lides del crecimiento en nuestro trabajo como banqueros, las luchas por ascender en la escala corporativa, los encuentros de discusión y polémica por nuestras ideas, la solidaridad y el compañerismo a toda costa, el ejercicio del liderazgo para formar jóvenes banqueros con vocación social, y tantas otras lides que marcaron nuestras vidas y como resultado final nos mantienen unidos.

Hoy, esos dos amigos, ambos viviendo en California, enfrentan dificultades con su estado de salud, pues uno lucha por sobreponerse a varias operaciones quirúrgicas en su columna y recientemente una última para reponerle un nuevo disco entre sus vértebras; y el otro librando una enorme batalla contra el cáncer, mediante la aplicación de frecuentes tratamientos de quimioterapia. A ellos vine a visitar hasta estas tierras con el único fin de compartir con los dos sus esperanzas y sus tribulaciones y comprobar cómo el ánimo y la determinación pueden más que el desánimo y la claudicación. Compartir el tiempo, mi tiempo y el suyo, con ellos y con sus familias. Compartir lo que somos y lo que tenemos: recuerdos imborrable de amistad construidos a lo largo de tantos años.

Los dos saldrán adelante, pienso, pues la fortuna está de su lado, porque creen en la renovación del cuerpo y del alma.

Yo, por mi parte, regreso a mi tierra y en la espera para tomar un avión aprovechó el momento para escribir estas letras dedicadas a ambos, con la convicción de que el valor de la amistad es un bien invaluable y que tenerlo adentro de uno, porque uno tiene amigos, como es mi caso, nos permite por lo menos intentar ser un mejor ser humano.


federicoramos@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.