• Regístrate
Estás leyendo: El teatro en nuestra ciudad
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 11:42 Hoy

Caleidoscopio

El teatro en nuestra ciudad

Federico Ramos

Publicidad
Publicidad

Lo que escribo en este artículo es una abierta crítica a mis conciudadanos pero también una autocrítica personal, pues debo admitir que yo mismo padezco de los defectos que señalo que impiden que veamos teatro de calidad en esta ciudad, teniendo a la mano prácticamente todo lo que se necesita para entretenernos de manera provechosa y divertida, pues el teatro es un espectáculo que cultiva el espíritu, nos acerca a las reflexiones que tenemos que hacer sobre nosotros mismos y sobre la sociedad en la que vivimos.

El sábado pasado fui al Teatro Salvador Novo a ver la obra “Ligazón”, de Ramón María del Valle-Inclán, presentada por la Compañía Coahuilense de Teatro La Gaviota, quien dirige mi amigo Gerardo Moscoso, desde hace muchos años. Debo decirles, amigos lectores, que sentí mucha pena y vergüenza, no por lo que vi y escuche de la obra como tal, que es muy buena, sino por el desprecio tan evidente que mostramos los ciudadanos de esta ciudad hacia un trabajo de mucha calidad, no digamos del Director, sino de una veintena de actores que se entregan de manera plausible, sin recibir casi nada a cambio.

Los torreonenses no asistimos al teatro que nos proporciona el Estado a través de Moscoso, tal vez por casusas que cada quien justifica en su fuero interno y que se pueden enumerar: desidia, es muy caro el boleto, flojera, el teatro está muy apartado, no le entiendo, las obras son aburridas, y de ahí, un largo etcétera de pretextos que cubren de manera poco elegante nuestras miserias y nuestras limitaciones.

La entrada es gratuita, la obra es impecable, no solo por la agudeza del autor Del Valle-Inclán, sin por su Director, quien para honra de los laguneros es Premio Nacional “Javier Villaurrutia”2013 y, además, el Teatro salvador Novo está localizado cerca de la calzada Colon y Bulevar Revolución, a unos pasos del Auditorio. Sí, en otras épocas había inseguridad en las calles, pero ahora no, y su horario de 7 de la noche es muy cómodo y seguro.

Lamentablemente desaprovechamos la oportunidad de hacerlo. Tal vez se requiera promoción del teatro, que de hecho es inexistente, pero me parece que al gobierno municipal y a la misma autoridad cultural del Estado,Icocult, les falta mostrar su apoyo con recursos económicos, que escasean para los fines nobles de la cultura, pero sobran para otros menesteres.


federicoramos@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.