• Regístrate
Estás leyendo: Diga no al abuso de las nuevas tecnologías
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 11:52 Hoy

Caleidoscopio

Diga no al abuso de las nuevas tecnologías

Federico Ramos

Publicidad
Publicidad

Como nativos digitales, nuestros hijos y nietos defienden a toda costa el uso de los dispositivos de la nueva tecnología y se sumergen en el mundo bizarro de las redes sociales. Yo, que soy analfabeta digital de entrada, pero en proceso de convertirme en migrante digital a fuerza de garrotazos que me dan por no aprender, aun lucho por la supervivencia de los antiguos valores de la sociedad, ergo, la cultura del esfuerzo, el contacto directo, del mírame a los ojos y tantas otras cosas más en vías de perecer.

Hay personas que tienen millones de seguidores en su Facebook. ¿Yo? solo tengo 78, pero “algo es algo” me dijo mi hijo Gerardo, “vas empezando”, sentenció.

Hace muchos años alguien dijo “el medio es el mensaje” y hoy el uso de las redes es lo último en materia de medios. Ahí está todo. Ahí esta La Nube, el moderno Nirvana de los chavos. Al prender tu aparato, el mundo que te aparece de inmediato es como la Lámpara de Aladino, del cual sale el Genio que te va a dar la oportunidad de alcanzar riquezas y privilegios, con tan solo pedir un deseo, que es lo mismo que hacer “clik” en cualquiera de los millones de opciones que tenemos para acceder a algo, lo que sea: una película, una foto, un video.

Lo trágico es que al mismo tiempo, al hacerlo, cerramos muchas puertas, pues esta novedosa tecnología por desgracia deja fuera las emociones, las que antaño teníamos a fuerza de no tener teléfono celular o iPad o mini computadora y que nos permitía ir a los parques, al cine o a una cafetería en bicicleta, o a la escuela en autobús; Obvio, no con esto quiero decir que todo tiempo pasado fue mejor: no, al contario, cada época que llega, llega para ofrecernos algo mejor.

La tecnología proporciona muchas cosas positivas, pero también hay que decirlo, genera Ilusiones construidas sobre un mundo trivial, de verdades a medias, exceso de información, que provoca confusión.

No propongo que abandonemos el uso de la tecnología, sí que aprendamos a coexistir más y mejor sin tan extendido uso de aparatos, que propicia murallas que se interponen en el camino de las personas. Practiquemos más la añeja costumbre de platicar, viéndonos a los ojos.


federicoramos@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.