• Regístrate
Estás leyendo: Ciudad Lacustre
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 05:52 Hoy

Caleidoscopio

Ciudad Lacustre

Federico Ramos

Publicidad
Publicidad

Cada vez es más frecuente el fenómeno de las lluvias en nuestra ciudad y con ello las inundaciones de grandes extensiones del área urbana, con los evidentes costos y problemas que tiene que sufrir la población por la falta de drenaje pluvial. 

Somos un pueblo maravilloso, pero de alguna manera permisivo, pues años van y años vienen y seguimos tan campantes sin resolver los problemas que nos aquejan y sin exigir a las autoridades que le pongan remedio: solo nos enojamos un rato, pero pasadas las lluvias y de vuelta con el sol a la vista, se nos olvida la indignación y damos paso a un nuevo ciclo, que se vuelve a repetir. 


No me explico por qué razón no le damos prioridad a lo que vale la pena y no emprendemos las tareas de inversión necesarias para tener posos de absorción, recolectores y canales que capten las lluvias y conduzcan esas aguas a los lugares donde no hacen daño. Por contra, veo cada año la construcción de nuevos puentes elevados que representan grandes inversiones millonarias, sin que su utilidad social sea evidente, salvo para los automovilistas que son la minoría. En Torreón hay más de 30 puentes elevados que a lo largo de estos dos últimos sexenios habrán costado varios miles de millones de pesos, cuando dotar a la cuidad de drenaje pluvial se podría haber hecho si tan solo hubiésemos dejado de construir uno o dos de esos armatostes, algunos de ellos evidentemente inútiles, pues para cruzarlos hay primero un semáforo y al finalizar, otro. Absurdo, ¿no? 


Alguien dice que a los políticos no les gusta emprender obras que no se ven, pues lo que importa para ellos es que los ciudadanos los “recuerden” por lo que sí se nota, pretendiendo trascender de esa manera, pero la verdad se logra ese efecto solo cuando la población vive y siente que sus autoridades les dan buenos servicios y dotan a las ciudades de infraestructura que funcione para bien de la colectividad.

 
Nuestro alcalde Jorge Zermeño ha prometido emprender las obras que solucionen este agudo problema y lo felicito por ello, pues estoy seguro lo logrará, aunque no es tarea fácil; sin embargo, debo decir que más agradecida estará la población cuando eso pase, para así dejar de ser una ciudad recurrentemente lacustre.



federicoramos@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.