• Regístrate
Estás leyendo: Brecha
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 19:32 Hoy

Caleidoscopio

Brecha

Federico Ramos

Publicidad
Publicidad

Sé que las comparaciones son odiosas, pero no hacerlas nos condena a no medir lo que nos pasa, y lo que no se mide, no se puede mejorar. Traigo a colación el asunto porque a nuestros mandatarios les gusta viajar de manera frecuente en visitas de Estado a países del primer mundo, al “viejo” continente, que tal vez por ello, por viejos, estén mejor que nosotros en muchos aspectos, y, seguro, de ellos debemos aprender.

Si no, analicemos un poco la brecha tan grande de lo que es Dinamarca, país visitado ayer por EPN, comparado con México en temas diversos: ellos ostentan el lugar 4 en desarrollo humano, versus el 74 de nosotros; ellos ostentan el lugar 91 del índice de corrupción, donde 100 es cero corrupción, versus 34 de nosotros; ellos ostentan el lugar 3 en materia de educación superior de calidad, versus 52 de nuestro país; ellos ostentan el lugar 12 en el índice de competitividad elaborado por el Foro Económico Mundial, versus 57 de nosotros; ellos tiene desde hace años una plataforma en Internet que permite realizar a sus habitantes tramites fiscales y de registro de empresas nuevas, en un solo paso, en escasos minutos, sin costo, mientras nosotros, teniendo a la mano la solución, seguimos “evaluando” desde hace algunos años, su implementación.

Tal vez nuestro presidente y su comitiva, estando de viaje por alláse pregunten ¿qué han hecho los daneses para lograr el desarrollo social y económico que tienen? Talvez salte a la luz de sus ojos que allá la cosa pública es prioridad para sus gobernantes, lo que aquí no lo es tanto, pues por encima de lo público está lo político y más cruelmente dicho, los intereses particulares.

Implica para el desarrollo de Dinamarca ser un país con prácticas incluyentes, comparado con un país, nosotros, con prácticas excluyentes, cuyo destino al parecer es crecer poco, conservando siempre la enorme canasta de millones de pobres que afanosamente tratamos, año con año, sin éxito, de sacar de la pobreza.

El resultado, nos dice el maestro José Woldemberg,“es inevitablemente una sociedad desigual y polarizada, que no genera mecanismos para construir cohesión social, sino propicia espacios cargados de tensiones y rencores”. Ojala y aprendamos de cómo hacen las cosas en aquellas tierras. Emularnos un poco no nos caería mal.


federicoramos@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.