• Regístrate
Estás leyendo: Ya no desempolves el B-10, mejor estúdialo con profundidad
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 07:47 Hoy

Negocios en movimiento

Ya no desempolves el B-10, mejor estúdialo con profundidad

Federico D´Kuba

Publicidad
Publicidad

La decisión del nuevo gobierno de no terminar el NAIM tuvo dos efectos financieros negativos inmediatos: una caída en los precios de las acciones que cotizan en las dos bolsas de valores de México y una devaluación del peso frente al dólar que superó los 20 pesos. Es bien conocido por todos que la devaluación del peso utiliza el elevador y la apreciación del peso utiliza las escaleras. Así que, en mi opinión, el incremento en el tipo de cambio presionará con fuerza a la tasa de inflación de los últimos meses de 2018. En mi columna del 13 de agosto pasado, titulada “¿Tendremos que desempolvar el B-10?”, expliqué que la inflación del 2017 fue del 6.77%, la tasa más alta de los últimos años, y que la inflación esperada por los expertos para 2018 era de 4.65%. ¿Qué ha pasado de agosto a la fecha? Que la tasa de inflación anual para 2018 al mes de septiembre se estimó en 4.93%, por arriba de lo esperado. Sin embargo, esta cifra de 4.93% no contemplaba la devaluación que sufrió el peso la semana pasada después de la conferencia de prensa sobre el futuro del NAIM. En mi opinión, la tasa de inflación anual de 2018 se acercará más a la de 2017. Si esto fuera así, la tasa de inflación acumulada de los dos años sería de 13.99% ((1.0677 X 1.0677) – 1), por lo que, si la inflación anual del 2019 fuera de 10.54% ((1.2600/1.1399)-1) se llegaría a un acumulado de los tres últimos años del 26%, lo que se consideraría un entorno inflacionario de acuerdo a la Norma de Información Financiera (NIF) B-10. ¿Qué implicaciones tendría esto para mi empresa? que cuando el entorno económico califica como inflacionario es necesario reconocer los efectos de la inflación en los estados financieros, reexpresándolos a través de la aplicación del método integral. Bajo esta metodología, todas las partidas que conforman la estructura financiera, sin excepción alguna, se deben de clasificar en: partidas monetarias y partidas no monetarias. ¿Conoces de qué estoy hablando? La realidad es que la inflación distorsiona la información financiera y es muy importante que tú como empresario comprendas sus efectos y consecuencias. La tesis de la columna de agosto era que las medidas económicas del nuevo gobierno ocasionarían presiones inflacionarias y que tal vez tendríamos que desempolvar el B-10, después de lo sucedido la semana pasada, estoy convencido que es necesario que estudies con profundidad la NIF B-10. Hace más de 20 años que no se reexpresan estados financieros y los contadores jóvenes no tienen experiencia en ello.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.