• Regístrate
Estás leyendo: La falta de cultura financiera
Comparte esta noticia

Negocios en movimiento

La falta de cultura financiera

Federico D´Kuba

Publicidad
Publicidad

Estados Unidos, Alemania o Japón se encuentran entre los países más desarrollados del mundo debido a la fortaleza financiera de sus empresas y a la capacidad de las mismas para mantener o generar nuevas fuentes de empleo. Se piensa que la tecnología, la innovación y unas cuentas bancarias repletas de dinero, son factores clave que inciden fuertemente en el crecimiento y en la apertura de nuevas empresas. En mi opinión, adicionalmente a los factores antes mencionados, existe otro elemento en esas naciones, del que casi no se habla o se habla poco, y que contribuye poderosamente a la generación de riqueza y a la fortaleza de sus empresas, consiste básicamente en que los directivos toman las decisiones del negocio basados en información financiera. Así como es sencillo percibir la innovación y el uso de la tecnología al visitar una planta industrial, también es sencillo darse cuenta que la cultura financiera permea en toda la empresa, incluso en los niveles más bajos del organigrama. Por esto han acuñado frases muy conocidas como “if you can’t measure it, you can’t manage it” que se traduce como “si no es medible, no es administrable”. Tristemente, en nuestro país carecemos, salvo contadas excepciones, de lo que yo llamo una cultura de la información. Es normal encontrar que las empresas se manejan sin contabilidad o que la contabilidad se encuentra atrasadísima, por lo que las decisiones se toman con base en el estado de ánimo del ejecutivo o del empresario, lo que resulta en algo muy negativo para la empresa, ya que el efecto final de cualquier mala decisión implicará una reducción en la caja, que es la sangre del negocio. Permítanme utilizar un ejemplo muy simple, si pides más inventario del que necesitas, el dinero estará parado en el almacén, y la cuenta de bancos bajará cuando le pagues a los proveedores. ¿Pero por qué pasa esto? Porque no cuentas con un sistema de información que controle los máximos y mínimos, y que te permita identificar la cantidad óptima que hay que ordenar. Cuántas veces he escuchado la famosa frase de “tenemos existencias de lo que no se vende y no tenemos existencias de lo que sí se vende”. En conclusión, no solo es la falta de tecnología o de innovación lo que nos afecta para ser mejores empresarios, es la falta de objetividad al dirigir la empresa sin información financiera. ¿Cómo tomas las decisiones en tu empresa, utilizando la contabilidad o con base en tu sentido del humor?

fchavez@ipade.mx



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.