• Regístrate
Estás leyendo: Los jueces también juegan
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 19:46 Hoy

Juego de espejos

Los jueces también juegan

Federico Berrueto

Publicidad
Publicidad

Las campañas para las gubernaturas están cobrando relieve, serán más intensas cuando estén próximas a la elección. Las posiciones de inicio en términos de intención de voto tendrán modificaciones, precisamente para eso son las campañas, al menos las exitosas. No todo lo registran las encuestas, mucho menos cuando son instantáneas de un momento particular. Las campañas son secuencia y requieren de registros frecuentes. Nadie debe darse por sorprendido por un giro entre ganadores.

Además, algo singular de los comicios en puerta es la concurrencia de varios candidatos competitivos, en ocasiones cuatro, como es Oaxaca. Los candidatos independientes a gobernador en muchos casos tienen un porcentaje importante, aunque lejos todavía de alcanzar al primer lugar, con la excepción de Chihuahua, donde José Luis Barraza disputa a Javier Corral el segundo lugar. Toda una paradoja en el estado norteño: el candidato del PAN es más próximo a López Obrador y el independiente al PAN. La concurrencia de candidatos competitivos significa fragmentación del voto y solo en Hidalgo hay claridad en la ventaja que tiene Omar Fayad respecto a sus competidores. El pronóstico es difícil y no necesariamente adverso al PRI en la medida en que pueda mantener su voto duro e indeciso, toda vez que el umbral de triunfo baja considerablemente, quizá 28 o 35 por ciento, dependiendo de cada caso.

Las encuestas no tienen el poder de pronóstico, menos ahora por la desconfianza de por medio que ha provocado un aumento considerable de la no respuesta o de quienes sí participan del cuestionario pero no responden con veracidad, en especial aquellos que optan por la oposición o que cambian de partido. Otro aspecto es que las encuestas dan una aproximación de la intención de voto de los ciudadanos y no de quienes van a ir a votar; los ejercicios de aproximación sobre votantes probables son un elemento más de incertidumbre y en no pocos casos han probado ser falaces, como ha ocurrido en varias encuestas de la elecciones primarias de candidatos presidenciales en Estados Unidos. A pesar del adverso contexto, el seguimiento continuo de las elecciones por estudios de opinión permite al menos identificar las tendencias y el perfil de la competencia.

Hay estados con historia de error recurrente en los estudios de opinión; el más evidente ha sido Yucatán y su ciudad capital, Mérida. Hay quien dice que las encuestas fallan porque son muchos los que deciden a última hora; otros dicen que los encuestados engañan deliberadamente al encuestador en un celo natural de mantener el secreto del voto. Quintana Roo es otro de los estados de difícil pronóstico por encuestas.

En la dinámica de las tendencias dos casos llaman la atención. La embestida contra el candidato de la coalición PAN/PRD en Veracruz, Miguel Ángel Yunes, en los sondeos de seguimiento de la elección revelan una disminución importante en la intención de voto. El tema de la corrupción es el eje de la contienda y ha sido fijado por el mismo candidato Miguel Ángel Yunes; la revelación de que su hijo está en los Panama Papers y la ilegal grabación de la conversación telefónica entre padre e hijo sobre inversiones inmobiliarias multimillonarias en Nueva York le han mellado su credibilidad. La cómoda ventaja con la que inició la contienda ha desaparecido y lo sorprendente es que lo que él perdió se le ha sumado al candidato de Morena, Cuitláhuac García. Además, el proselitismo de Andrés Manuel López Obrador ha significado que los votantes del PRD se dirijan al de Morena y no al del PAN. En tales condiciones no sería imposible que la contienda se volviera de tres, con el candidato de Morena en una postura ascendente, el del PRI estable y el de la coalición PAN/PRD a la baja.

En Zacatecas también ha habido un cambio importante en las intenciones de voto. La restitución de la candidatura por orden del Tribunal Electoral a David Monreal de Morena, le ha llevado a ganar ventaja. Se recordará que el INE, por determinación de su Consejo General, resolvió sancionar al candidato de Morena con la anulación de su registro de candidato por no haber presentado informe de precampaña. El litigio con el INE fue utilizado políticamente por la supuesta ilegalidad y parcialidad del órgano electoral; la restitución de la candidatura dio razón legal al reclamo del partido y su candidato. El INE se ha inconformado con la decisión y los consejeros han señalado que es un muy negativo precedente para la fiscalización y la rendición de cuentas. El Tribunal concedió la falta, pero no la magnitud de la sanción. La realidad es que el litigio alteró los términos de la contienda, lo que favoreció, al menos coyunturalmente, al candidato afectado. Una lección del INE para casos sucesivos. El juez también juega.


fberruetop@gmail.com
Twitter: @berrueto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.