• Regístrate
Estás leyendo: Tuve un sueño…
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 06:59 Hoy

Trayectos

Tuve un sueño…

Fátima Ibarrola

Publicidad
Publicidad

Tuve un sueño, donde en un país se aprestaban a decidir, a elegir a su presidente de la República en momentos de convulsión en el mundo, cuando su mayor socio tenía como mandatario a un "loco", que llegó ahí por el poder de su dinero y por salir en la televisión...

Éste país, por cierto, es uno de los más poderosos del mundo.

Una especie de esquizofrenia para decidir dicha elección tuvieron un plan, primero una "precampaña" en el entendido de que habría varios contendientes de cada partido, nada más que solo hubo un candidato por cada institución política y de manera ridícula hicieron votaciones internas, ja, ja, ja.

Luego surge algo llamado "intercampaña", donde podrían hacer casi todo, menos pedir el voto ciudadano, y luego ya vendrían "las campañas"; en conclusión, siempre estuvieron en campaña; en ese país les gustaba la simulación, siempre la simulación.

A saber tenían tres candidatos, uno con una obsesión enfermiza de llegar a la presidencia, para lograrlo decidió decir "amor y paz" y esa paz conlleva a otorgar amnistía a la delincuencia organizada, incorporar a los impresentables, en fin hacer lo que fuera, aunque lo que fuera estuvieran delincuentes confesos para lograr su objetivo.

El otro candidato que no podía explicar su fortuna y solo atacaba a los demás candidatos y no formulaba ningún plan de gobierno.

Y el otro con muy poco tiempo para que la gente lo conociera y con muy buenas credenciales, pero con un partido al que mucha gente no quiere, su plan de gobierno era congruente para un mundo globalizado y muy complejo económicamente.

De pronto desperté y sentí escalofríos al escuchar a los "oráculos de la televisión" diciendo que el mesiánico, el obsesivo y necio estaba en primer lugar de las encuestas; el que no sabe ni dice de su enriquecimiento ilícito en segundo; y el hombre prudente y conocedor iba en tercero.

De pronto recordé que por primera vez habría candidatos independientes, que todavía no consiguen su registro.

Así que ya en las campañas las ecuaciones cambiarían, no sé cuánto, ni sé cómo, lo que sí sé es que somos un país donde la ignorancia, la pobreza y la sobrepoblación ha creado una bomba de insospechados peligros, tanto internos como externos, prometer no empobrece, así que todo lo que nos digan en las pre campañas, intercampañas y campañas está por verse.

Todos hablan de cambio, esa es la clave según los conocedores del tema, es lo que la gente quiere: un cambio; nada más que la reversa también es cambio, el racionamiento, la inteligencia, la sensatez son conceptos que nuestro pueblo ha olvidado, lo hemos cambiado por la estupidez, el desacreditar, el joder, el hablar por hablar, la descalificación y la falta de valores. Tuve un sueño, ojalá no se convierta en pesadilla.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.