• Regístrate
Estás leyendo: Niños y niñas, ¿la mercancía del siglo XXI?
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 02:13 Hoy

Trayectos

Niños y niñas, ¿la mercancía del siglo XXI?

Fátima Ibarrola

Publicidad
Publicidad

Con un nudo en la garganta e impotencia me pregunto, ¿hasta cuándo se dejará de atentar contra la integridad y los derechos de los menores? Urgen políticas públicas encaminadas a erradicar la trata infantil y el nacimiento de hijos no deseados.

¡Ya basta! Los menores no son objetos sexuales, esclavos, delincuentes, refacciones, ni mercancía, es nuestra responsabilidad protegerlos. En México 70 mil niñas y niños son víctimas de trata, así lo diagnosticó la Organización de las Naciones Unidas (ONU) junto con la Secretaría de Gobernación, en 2014.

Creo que lo más indicado sería que las autoridades pongan el ejemplo, principalmente las que colaboran en el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) que tiene la función de mejorar la situación vulnerable de menores de edad. Lo leo y no lo creo "¿se desmanteló una red de tráfico de recién nacidos en el DIF de Sonora?"

Sí, así como lo leemos, la semana pasada se descubrió que "funcionarios" del DIF les quitaban sus bebés a madres vulnerables, para venderlos a parejas o madres solteras, de familias mexicanas y adineradas, que cayeron en la desesperación por los largos trámites de adopción y pagaron entre 80 y 150 mil pesos. Cabe mencionar que los padres adoptivos ilegalmente recibían un certificado falso expedido por un médico, quién los acreditaba como progenitores biológicos.

¿Acaso quienes adoptaron no sabían que estaban incurriendo en un delito? Era más que obvio que los menores estaban siendo objeto de trata.

Qué lamentable, como si fueran cualquier mercancía que se recluta, transporta, transfiere, se compra y se recibe. La Procuraduría sonorense, señaló que el ex subdirector en la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia del DIF Sonora, Vladimir Alfredo Arzate Carbajal y el abogado José Manuel Hernández López robaron y vendieron a nueve recién nacidos, desde 2012 a mayo de este año. Hasta el momento solo se han recuperado tres infantes.

Ya se giraron 16 órdenes de aprehensión contra Arzate, Hernández y 14 personas que compraron un bebé, quienes pueden recibir una pena de entre 15 y 40 años de cárcel por tráfico y robo de menores. Espero que se aplique la ley y no sea un caso más sin resolver.

Lo más indignante es que Vladimir Arzate, de 30 años, se encargaba de administrar la línea "Protege 01800-50177777", proyecto que fue presentado hace 6 meses por el director del DIF, en Sonora, Agustín Blanco Loustanau, para que la ciudadanía sonorense denunciara cualquier tipo de maltrato hacia menores de edad. ¿Acaso esta línea servía para controlar su negocio?

No sé qué pensar, es deprimente y frustrante que cada semana se dé a conocer un nuevo caso de impunidad y crimen organizado, pero lo que más indigna es que es muy probable que no sea el único caso de trata de infantes en las que estén involucradas las autoridades mexicanas. ¡Ya basta! ¡Dejen de meterse con las niñas y los niños!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.