• Regístrate
Estás leyendo: Luces y sombras De la vocación en México
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 09:23 Hoy

Trayectos

Luces y sombras De la vocación en México

Fátima Ibarrola

Publicidad
Publicidad

El pintor oaxaqueño Rufino Tamayo, dijo: "Es la vocación lo importante. Si uno tiene vocación, las cosas salen, y entonces la disciplina es la que forma a la persona. Hay que ser disciplinados, yo creo en la disciplina más que en nada, y creo en el trabajo mismo".

Con 87 años de edad y más de 70 años de carrera periodística falleció, el 2 de julio, el periodista Jacobo Zabludovsky Kraveski, quien se consagró en su vocación y disciplina de informar y permanecer vigente.

Gracias a su ingenio se crearon los reporteros de televisión y, por su visión futurista, se "inventaron" varios espacios de noticias e información. Un hombre adelantado, siempre a su tiempo, innovador, inteligente y maestro de muchos.

Fue amigo fraterno de su servidora, me enseñó mucho pero, sobre todo, el valor de la amistad y la tenacidad.

Jacobo Zabludovsky es un ejemplo de vocación. Decía: "No dejen la profesión, es la mejor del mundo, y prepárense porque cada vez se tiene más acceso a la fuente de cultura y necesitamos estar a la altura de nuestro público".

Esto me hace pensar en la falta de vocación, como un problema educativo que limita a la "sociedad del conocimiento". No se trata únicamente de las evaluaciones o intereses políticos sindicales, hay algo más que se llama "vocación de servicio", que es la inclinación o la tendencia natural que tiene una persona hacia un oficio, actividad o profesión, y que toda persona que se dedica a la salud, educación, política, ciencia, investigación, fuerzas armadas y demás profesiones deben tener.

En México se ha dejado de lado, en su sentido más amplio, el acto de servir con solidaridad y acción desinteresada. Parece ser que, lo que realmente importa es obtener un título para colgarlo en la pared de la casa u oficina, como si con ello se resolvieran los problemas sociales. Se debe aclarar que un título universitario no es un certificado de inteligencia.

Por ejemplo, la vocación de servicio de un médico debe ser el ejercer dignamente su profesión y la exigencia de velar en todo momento por la salud de sus pacientes, con aptitud y ética profesional.

El pasado 26 de junio se vivió un caso de negligencia hospitalaria en la Unidad Médica de Alta Especialidad, UMAE, en Ciudad Obregón, Sonora, el oftalmólogo Armando Cisneros extirpó equivocadamente el ojo derecho del bebé Fernando Jonathan de 14 meses, dejándolo ciego. De acuerdo con los estudios de laboratorio del IMSS, el ojo derecho estaba sano y libre de cáncer.

Este caso retrata la situación de millones de profesionistas en México, quienes ejercen su profesión sin vocación, dejando expuesta la ineficiencia del sistema educativo nacional y la crisis profesional mexicana.

A mí un oftalmólogo, que quiso "jugar" al cirujano plástico con mi cara, me destrozó los párpados inferiores, soy afortunada, pues no me extirpó mi visión, ni la forma de ver las cosas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.