• Regístrate
Estás leyendo: López Obrador, obrando milagros
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 23:46 Hoy

Trayectos

López Obrador, obrando milagros

Fátima Ibarrola

Publicidad
Publicidad

El toque real es un fenómeno mesiánico que se atribuye a los reyes europeos desde el siglo XI donde, a decir de los textos históricos, los reyes de Francia e Inglaterra reclamaban disponer de su “origen divino” afín de curar a los enfermos con solo tocarlos o rozarlos. Ésta práctica tiene una carga de fanatismo y de idealizar a un líder político a extremos inauditos; pues esto de acuerdo con algunos colegas que cubren la campaña electoral de López Obrador ya está sucediendo en sus mítines, en donde en lugar de votantes tiene fanáticos, éstas personas llevan a sus enfermos para que él los toque y los sane, en una moderna versión de aquellos reyes o del “niño Fidencio” del siglo pasado en México. Y el asunto, de por sí, muy grave, no para ahí, se ha cansado de repetir una y mil veces que no esperará a que llegue el primero de diciembre, ha declarado que desde el 2 de julio hablará con los mexicanos para desterrar la violencia, el hurto de toda clase, por supuesto, ¡faltaba más, la corrupción! Y todo lo malo de nuestro país. Abunda en sus declaraciones que el primero de diciembre, con el solo ejemplo de un presidente honesto, los tres órdenes de gobierno y la ciudadanía en general tendremos una forma honesta de vida. ¿Es posible que este hombre se esté creyendo acaso que es un santo? ¿Estamos de verdad, ante tanta ignorancia? ¿Creen que de verdad Andrés Manuel López Obrador santifique a sus seguidores y a las instituciones? Qué hay de aquella frase “¡Al diablo con sus instituciones!”. En su partido Morena existen candidatos a senadores plurinominales, como Nestora Salgado, acusada y aún en proceso por secuestro y asociación delictiva para ser “ungida” como senadora, también está Napoleón Gómez Urrutia, quien según los trabajadores del Sindicato Minero robara 55 millones de dólares. El poder curativo mesiánico, existió en la Europa del oscurantismo, y hoy nos encontramos ante una opacidad y hoy en pleno siglo XXI nos topamos con este fenómeno. Pareciera que esta ola de poder que le dan sus simpatizantes le hubiera otorgado a López ya la magia de otorgar la “santidad” a individuos de mala reputación, así de su pura fuerza el líder santifica a los demonios, y ahora imagina que olvidaremos que en el caso Ayotzinapa el alcalde a cargo era José Luis Abarca, impuesto por el propio AMLO. Es grave constatar a dónde te lleva la necesidad y la ignorancia al aceptar que él pretenda otorgar “amnistía” a quienes otrora fueron procesados, señalados y realmente involucrados en delitos, y todo porque son de su grupo. Me inunda un miedo que se irá aligerando, pero alerta hasta el tuétano que empresarios como el dueño de “Grupo Hérdez”, Héctor Hernández Pons Torres y José Ramón Elizondo Anaya, presidente de “Grupo Vasconia”, avisan que ya han detenido inversión económica y que reducirán a su personal ante la posible llegada a nuestro país del populismo, luego del primero de julio. Es menester que no dejemos crecer este mal sentimiento de endiosar a ningún líder político, pues es urgente que no olvidemos que “el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.