• Regístrate
Estás leyendo: Lo vigilaré como un águila
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 05:47 Hoy

Trayectos

Lo vigilaré como un águila

Fátima Ibarrola

Publicidad
Publicidad

Este martes a las once de la mañana, se reunirá el Presidente Constitucional de los Estados Mexicanos, Lic. Enrique Peña Nieto con el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, la cita; Palacio Nacional, lugar emblemático en la historia de nuestra patria, a donde por lo menos, desde hace 30 años quería arribar, como presidente el candidato de “Juntos haremos historia” y lo logrará. 


He sido su crítica y lo seguiré siendo, no soy de las que por “quedar bien” con el triunfador, cambia su postura. 


En su discurso en el zócalo capitalino habló en reiteradas ocasiones de la reconciliación, le tomo la palabra, pero me cuestiono, si sus millones de seguidores beligerantes, esos que en las redes sociales se sintieron cobijados e identificados para insultar de una manera soez para amedrentar y amenazar de muerte a todos aquellos que no coincidíamos con las propuestas de su candidato, y cambiarán su actitud. 


Para que esta reconciliación sea una realidad, no basta con un discurso, es urgente que insista e inste a sus masas en la no confrontación, si bien todos ellos votaron por un hartazgo en gobiernos de alternancia que no resolvieron sus necesidades más básicas, tampoco debiera ser opción y ayudar a los pobres a costa de los ricos y de las clases medias. 


La versión sostenida de López Obrador durante décadas no ha cambiado, pero el mundo sí. 


El concepto de que “hay que producir en México todo lo que consumimos” y aquello de “que la mejor política interna es la externa” huele a rancio, solo un dato, hay 100 mil millones de dólares en Cetes, de ahí que los mercados internacionales requieran de una gran certeza jurídica. 


Para todo lo que le escuché prometer, como por ejemplo dinero para los adultos mayores, dinero para los jubilados y pensionados del IMSS e ISSSTE, dinero y más dinero se requiere saber de dónde vendrá, le queda como opción optimizar la industria petrolera, y ahí viene, y no está mal la revisión de contratos para la misma, pero creo que ahí empiezan los verdaderos problemas. 


Usted tendrá sin duda la gastada frase del “carro completo”, el cual se traduce en que no va a tener pretextos para la transformación que tanto ha buscado para México. 


El reto a la pobreza y la desigualdad recae en los impuestos, los cuales asegura, no va a aumentar, por lo que tendrá que manejar un presupuesto como un mago y de manera diáfana, ya que juró no mentir, no robar y no traicionar a la patria. 


A pesar de una abrumadora mayoría, López Obrador encontrará un país dividido, la mitad no votó por usted, un gobierno, cualquiera que este sea, requiere contrapesos, pero ante la debacle del PAN, PRI y el PRD de ¿dónde estará la oposición? Dice que vendrá la cuarta trasformación, la primera la Independencia, segunda La Reforma y tercera la Revolución, no señor López Obrador, puso usted una vara muy alta, pero fundamentalmente recuerde que estos episodios de la vida nacional hicieron que los surcos de nuestra tierra fueran regados de sangre de hermanos. 


Lo vigilaré como un águila, espero tener que hablar muchas cosas buenas de su gobierno, amo a mi patria, pero estaré muy atenta a la más mínima equivocación de su parte o de los miembros de su gobierno, de sus gobernadores, de sus presidentes municipales, de sus senadores, de sus diputados, de sus cámaras locales, vaya, hasta el más humilde de los trabajadores que lo acompañarán de seis muy, muy largos años.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.