• Regístrate
Estás leyendo: Definitivas desapariciones
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 14:21 Hoy

Trayectos

Definitivas desapariciones

Fátima Ibarrola

Publicidad
Publicidad

El arte de expresarse con claridad es la palabra, como un arma poderosa en la mente de todo ser humano. La palabra escrita y la hablada define sentimientos y cosas que, bien utilizadas, no dejan espacio para dudas e interpretaciones. Una palabra por sí misma basta para sanar el alma, pero también para herirla. Eso lo han sabido los jerarcas católicos desde hace siglos y, de ellos, los jesuitas más.

Así, el Papa Francisco y su doctrina de la liberación, calaron en el ánimo de muchos de nosotros, como nunca posiblemente, esto a raíz de su visita a dos países americanos, Cuba y Estados Unidos.

No olvido los movimientos sudamericanos de los años 60 y 70´s, ni la aparición del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y la intervención de Samuel Ruiz, sacerdote con la misma corriente política de Bergolio.

México sufre porque nos dividen muchos asuntos pero, sin duda, uno de lo más dolorosos es la definitiva desaparición de 43 jóvenes, así sin más adjetivos, jóvenes.

Es terrible echar justo con la palabra escrita "más limón en la llaga", pero quien tuviera al profeta en ancas. En este penoso asunto, ya nadie sabe nada; tanto cercanos a los padres, como funcionarios, iniciaron una "guerra santa" de la que nada bueno saldrá.

Hay personajes involucrados en esto tan disímbolo, tan interesados en que cada día sea más ríspido el ambiente, que nada bueno puede surgir y sí, en cambio, llegar a otro episodio semejante. El fondo del asunto de los jóvenes de Ayotzinapa está marcado claramente por el narcotráfico, ¿una fatal coincidencia? No lo sé. Diálogos, fiscalías, comisiones, marchas, frentes radicales, el hecho es que el grito de "vivos se lo llevaron, vivos nos los regresan" desafortunadamente no será posible. Dos sacerdotes coinciden. El padre Solalinde afirma que fueron asesinados; y el jerarca de la iglesia católica "expresó su dolor por el asesinato de 43 estudiantes en México, hecho que ha provocado conmoción mundial", esto hace casi un año.

Cómo quisiera encontrar las palabras correctas para que, como hiciera el Papa en el Congreso de los Estados Unidos de Norteamérica, al referirse a temas sensibles como venta de armas, respeto a la vida y rechazo a la pena de muerte, capitalismo y narcotráfico entre muchas otras, de una manera tan hábil y sutil que por un momento inédito todos parecieron concordar con sus ideas, para así yo poder expresar, que en el fondo de el suceso de Iguala de hace más de un año, debemos hablar de narcotráfico. Aunque duela y solo esperando que ya no se derrame más sangre, ésa de la que habló el Papa, la que se produce por armas compradas a nuestros vecinos del norte y droga que se siembra y procesa en nuestro país para consumo de ellos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.