• Regístrate
Estás leyendo: Debemos volver a ser buenos
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 08:12 Hoy

Trayectos

Debemos volver a ser buenos

Fátima Ibarrola

Publicidad
Publicidad

Necesitamos recordar que fuimos buenos. Odio que en nuestro lenguaje cotidiano mencionemos ya de forma natural las palabras como: asesinados, sicarios, bandas, drogas, secuestros, robos, feminicidios, violencia, levantados, acribillados, asaltados, "huachicoleros" y más...

Robar gasolina, reconocen autoridades de Pemex, es una "práctica" que se lleva a cabo desde el 2002, aproximadamente. Esta ruta se da en ductos de estados como Veracruz, Puebla, Guanajuato, Jalisco, Tabasco y el Estado de México, entre otros. Llamó mi atención la declaración que hiciera el gobernador panista de Puebla, Antonio Gali Fayad, quien afirmó que al reunirse con un joven poblano, habitante del llamado "círculo rojo" (¡ah qué manera de ponerles nombrecitos de este tipo!) lugar donde operan los ladrones de gasolina, narra el muchacho de once años que su papá, de oficio albañil, gana tres mil pesos al mes, y él como "halcón" (el que da pitazos) logra doce mil, asegura este pequeño ladronzuelo que con ese dinero apoya a su familia.

El crimen organizado se aprovecha de la gente, de su pobreza, pues el pueblo no ve salidas por ningún otro lado. Ahí se está creando una rebelión, en Puebla se realizó la Batalla del 5 de mayo, donde los zacapoaxtlas vencieron al ejército más poderoso del mundo en aquellos años, el francés ni más ni menos; luego los hermanos Serdán fueron los que iniciaron el movimiento revolucionario en México, pero los ideales y motivos eran muy diferentes a lo que ahora vivimos en toda la república. Como ejemplo, la muerte de un bebé llamado Daniel, a quien sus padres llevaron a Chapultepec para celebrar el Día del Niño y, de regreso, en una carretera federal fue asesinado; además a su madre y hermana las violaron y solo para robarles su vieja camioneta, camioneta misma del tipo que se usa para robar y transportar la gasolina. Toda una tragedia.

El Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, declaró hace unos días que "el asunto de la seguridad en México se politizó", ¡esto es sumamente grave! Si se "politizó" entonces estamos en tierra de nadie o, mejor dicho, nadie se responsabiliza de los actos delictivos y me refiero a los tres niveles de gobierno. Se "echan la bolita unos a otros" sin importarles la verdadera seguridad pública para todos. Aquí habría que darle el pésame a las cuatro familias de los soldados abatidos justo en Puebla, me duelen por mi cercanía con las fuerzas armadas, pero igual me duele la muerte de ese niñito y la violación de esas mujeres. ¿Cuál es entonces es el camino?

A algunos les caería bien leer "El Arte de la Guerra", escrito por Sun Tzu, alrededor del año 500 A.C. y ¿por qué? Pues porque desde tiempos de Calderón, quien busca reelegirse, le declaró la guerra al narcotráfico y al crimen organizado, sin saber con quién se metía, no ha existido una sola estrategia correcta, los muertos siguen, ya es tiempo de que esto acabe. Para todo se necesita estudiar, incluso para "hacer la guerra", el arte de la guerra quizá sea evitarla. Sun Tzu te dice como ganar la guerra antes de entrar a ella. Gracias Felipe Calderón, nos metiste en una de la que no podremos salir.

Volvamos a ser buenos, todavía es posible.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.