• Regístrate
Estás leyendo: Una revolución que sigue
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 18:56 Hoy

Estado de Derecho

Una revolución que sigue

Fabián Pulido

Publicidad
Publicidad

En los últimos años del siglo XIX y en los inicios del XX, el dictador Porfirio Díaz erigía al país en infraestructura, redes de comunicación y cultura, perfumado con un gusto francés que hasta la fecha se percibe en colosos arquitectónicos y en urbanismo llano. Se vivían tiempos modernos que las clases sociales media y alta saboreaban literalmente con un quiche lorraine entre sus manos: "Bon appetit".

Pero el mal sabor de boca lo padecían las clases más bajas. De hecho, la pobreza aumentaba y el paisaje afrancesado de la Ciudad de México rompía con la miseria que se vivía en los campos de caña, henequén, café y tabaco trabajados por esclavos.

La esclavitud se había abolido con la Declaración de Independencia (1810) y aunque la Constitución señalaba claramente su prohibición, los hacendados defendían su proceder argumentando un "servicio forzoso por deudas" que debía ejercer el peón: Nadie que cayera en manos de algún hacendado estaba a salvo. Su deuda eterna en la "tienda de raya" lo convertía en objeto de explotación sin derecho a nada. Menos a un techo. O quizá a un techo sí, pero compartido con diez familias más en un espacio de proporciones ridículas. Una vida indigna.

Ahora, 105 años después, ¿qué dejó la mentada revolución que pretendía cambiar todo esto? ¿Se ha radicado la miseria? ¿La servidumbre de poca paga ha desaparecido?¿Los políticos transparentan las concesiones dadas a inversionistas nacionales y extranjeros? ¿Ha dejado de existir la explotación? ¿La educación ha permitido la liberación del habitante urbano y rural? ¿Ha dejado de existir la dictadura? ¿Ya no se persiguen a los periodistas o el hostigamiento ha rebasado los límites de la represión al grado de matarlos por docenas? ¿Cuántos periodistas mueren cada día después de que hombres como Madero lucharon hace más de un siglo para que esto terminara?

¿Cuántas tierras son explotadas por campesinos que han dejado de ser pobres sin dejar de ser campesinos tal y como lo soñó Zapata?

Dictadura, represión, persecución, analfabetismo y hambre, los monstruos a vencer hace 105 años con la Revolución Mexicana; una revolución que hoy se antoja necesaria otra vez, aunque pacífica, con la llegada de verdaderos ciudadanos politizados y decididos de una vez por todas a irrumpir en el monopolio de los partidos políticos.

¿Será el 2018 la fecha de una nueva revolución en México o acaso ésta continúa?

¿De qué nos podemos enorgullecer el día de hoy?

Twitter: @FApulido

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.