• Regístrate
Estás leyendo: Son “independientes” con comillas. Cuidado
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 21:57 Hoy

Estado de Derecho

Son “independientes” con comillas. Cuidado

Fabián Pulido

Publicidad
Publicidad

Los movimientos ciudadanos no requieren de propaganda. Basta con que exista el hartazgo para encender la mecha de la lucha social.

Algunos de estos movimientos cívicos resultaron en partidos políticos.

Ya sea por un grupo de empresarios cansados de un intolerante sistema y movidos por un cuadro de buenas costumbres como sucedió con la creación del Partido Acción Nacional (PAN), de la mano del abogado Manuel Gómez Morín; o por la rebeldía de un puñado de políticos que una vez divorciados de su partido por la falta de democracia, optaron por las calles y después por los pasillo de San Lázaro para fortalecer una corriente de izquierda con un naciente Partido de la Revolución Democrática (PRD), la intensión siempre, ha sido la misma: evolucionar.

Cada uno de estos partidos antes mencionados llegaron con su bolsa de cambios de ilusión y de vida democrática de la calle, al poder. A través de una modesta alcaldía, después con una gubernatura y en el caso del PAN hasta el propio gobierno federal, ese entusiasmo alimentado por la llama inspiradora de la sociedad civil, terminó por eclipsarse con el hambre insaciable del poder y la sed provocadora que sólo el ego puede dar.

Y la intención, al principio, siempre fue buena. Y siempre desde el calor de la protesta cívica, por tanto, legítima y sin mayor propaganda que la organización de boca en boca.

Así, el #YoSoy132 llegó, con las redes sociales, a darle a una carrera presidencial (la del 2012) el ánimo y la importancia que merecía. Llegó sobre todo a la advertencia oportuna: ¡Peña Nieto no! Sin propaganda, sólo con la llamada producto del hartazgo.

Sin duda, fue "la primavera mexicana", aunque algunos comunicadores hambrientos hayan calumniado a un movimiento universitario (desde sus oficinas en Polanco) que se convirtió en una marea con sectores más amplios.

Son ejemplos del llamado real que insisto, sólo lo da la pasión real de transformar lo que por años se ha pactado o que se ha dejado pactar.

Y ésta es la mejor manera de identificar a los verdaderos independientes de aquellos que no lo son.

El "independiente" con comillas, sólo está motivado por venganzas y por una agenda personalísima. Se mueve con grupos en el poder y hace propaganda estudiada.

Cuidado.

Los ciudadanos debemos aprender a identificar a los que tienen en su ideal a un mejor gobierno movidos por la justicia. No hagamos caso a los que estuvieron, mandaron, cobraron, fueron relegados y ahora, regresan con una máscara ilegítima de independencia.

Cuidado.

Twitter: @FApulido

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.