• Regístrate
Estás leyendo: Ni guerra ni nada
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 00:38 Hoy

Estado de Derecho

Ni guerra ni nada

Fabián Pulido

Publicidad
Publicidad

Más que debate, fue una enorme junta entre empresarios y candidatos a la gubernatura de Puebla. Y no podía ser de otra manera, así lo estableció el Consejo Coordinador Empresarial desde su convocatoria, con la advertencia de apagar micrófonos a aquél o aquella que no se acatara a las normas.

La primera decepcionada fue Ana Teresa Aranda, quien calificó al encuentro como un "combate de flores", ¿por qué? Porque lo suyo ha sido, desde sus primeros días en este oficio, el enfrentamiento, el reclamo, el caos.

Los interesados en la política y más en la poblana, recordamos esas escenas en el palacio de gobierno, en 1996, desde el cual Ana Teresa tuvo que ser cargada por policías, para desalojarla de un plantón que hizo como respuesta al triunfo otorgado al PRI, en el municipio de Huejotzingo. Saltó a la fama.

A pesar de las reglas, en su primera intervención, aprovechó para mencionar su tardía participación dentro de la campaña, gracias a un descuido del periodista Fernando Canales, moderador del encuentro: "Pensé que ya me habían quitado otra vez el registro", dijo.

Después llego el turno, en este primer bloque, de Blanca Alcalá (PRI).

Mucho más profesional, su equipo se encargó de diseñar presentaciones en Power Point con cifras y datos de la pobreza que se vive en el estado pero, sin una receta clara para combatirla.

Tampoco se llevó las palmas Roxana Luna en la ronda de apertura. Sus ideas fueron demasiado ambiguas, llenas de buenas intenciones pero sin los importantes "¿cómo?".

El candidato de Morena, Abraham Quiroz dijo: "el gobierno estatal debe actuar con trato igualitario para todos ustedes, sin favoritismos". Una vez más, ¿cómo? Sus propuestas, también de buen corazón, fueron interrumpidas por la campana que marcó el final de su participación.

La primera etapa la cerró Tony Gali (PAN) quien mencionó 10 condiciones dirigidas específicamente a los empresarios: Competitividad, Productividad, Seguridad Jurídica, Seguridad Pública, Competencia Económica, Propiedad Privada, Desarrollo Sustentable, Regularización Económica y Combate a la Corrupción, Transparencia y Rendición de Cuentas y "El Orgullo de Ser Poblano" (¿?) como el décimo punto de su decálogo.

El único tino que tuvo Gali, a diferencia de los otros candidatos, fue el de elegir temas relacionados con el empresariado. El desatino fue (como los demás) no haber aterrizado estas ideas con acciones reales.

Insisto, he descrito sólo la primera ronda, para más información, consulte a sus fuentes más confiables.

Twitter: @FApulido

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.