• Regístrate
Estás leyendo: Juárez revolcándose
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 06:49 Hoy

Estado de Derecho

Juárez revolcándose

Fabián Pulido

Publicidad
Publicidad

La mano que la Iglesia le ha metido al Estado para impedir la unión de personas del mismo sexo, esa acción, por sí misma, podría considerarse una violación total digna de pecado. Porque no hablo de una manita cualquiera, la Iglesia está en fisting* total hacia nuestros principios constitucionales pero con ausencia de placer.

El acercamiento entre la Iglesia y el Estado que Carlos Salinas de Gortari promovió y efectuó durante su mandato en la década de los 90, fue el pie en la puerta para que por allí comenzara la intromisión del pensar católico y sus dogmas a la vida laica de nuestro país.

El laicismo tiene una razón de ser, tiene un propósito claro que es el de no imponer a un grupo, mayoritario o menor, la ideología, creencia o cosmovisión de unos cuantos. El no practicarlo, atenta contra todo tipo de libertades.

La implantación de ciertas o particulares creencias o ideas a alguien tiene un nombre: Adoctrinar.

Y esto es lo que la Iglesia hace, junto con asociaciones ultraconservadoras, cuando presiona al Estado para frenar un derecho que debe tener todo ciudadano que paga impuestos: La libre unión bajo el amparo civil sin importar la naturaleza sexual del individuo.

El argumento de la Iglesia de permitir dicho avance en materia de Derechos Humanos con tal de no tocar el término "matrimonio" ya no es su bandera de lucha. Ahora se han propuesto a como dé lugar, a frenar que dos hombres o dos mujeres bajo el término jurídico que sea, unan sus vidas bajo la protección del Estado y a que mucho menos sean capaces de adoptar a una criatura.

La imposición del sentir particular de una religión sobre otros como lo hace la iglesia católica en México es, sin duda, un atentado al Estado laico. Es, insisto, un fisting total a uno de los principios constitucionales más reconocidos.

Benito Juárez, quien promovió con las Leyes de Reforma una necesaria separación Iglesia-Estado, está revolcándose en su tumba con esta clara violación a la laicidad siendo los priistas, quienes se desgarran las vestiduras por Juárez, los primeros en permitirlo.

Mientras tanto, ciudadanos homosexuales que pagan sus impuestos y votan, deben conformarse con un Estado reducido, con una constitución a modo y todo, por la creencia de un sector.

*Fisting: Un acto sexual que consiste en la introducción parcial o total de la mano en el ano o la vagina de la pareja.

Twitter: @FApulido

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.