• Regístrate
Estás leyendo: El muro de humo
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 15:31 Hoy

Estado de Derecho

El muro de humo

Fabián Pulido

Publicidad
Publicidad

Puede llamarle "cortina de humo" o, más adaptado a nuestros tiempos, el "muro de humo"; eso es lo que, sospecho, está construyendo Trump, conocido ya en el barrio internacional como "El Potus".

Los expertos aseguran que un muro con las dimensiones imaginadas por el presidente de los Estados Unidos es casi imposible de construir, gracias a distintas variables.

En primer lugar, los tratados que comparten al río Bravo entre ambos países imposibilitan la construcción de un muro. ¿Estados Unidos está dispuesto a perder la parte que le corresponde con tal de colocar su muro? Porque una barrera que le arrebate a México el derecho a tan extensa corriente de agua es impensable. Los estados de Nuevo México y Texas para los Estados Unidos y los de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas para México, comparten la frontera natural compuesta por el río Grande (o Bravo), por lo que ciudades como Albuquerque, Las Cruces (Nuevo México) y El Paso (Texas) no permitirán la imposición de un muro que afecte a sus intereses. Conflictos internos. Las ciudades "santuario" ya están en pie de guerra con Donald Trump. Los alcaldes de Los Ángeles, Nueva York y Chicago se oponen a dejar a los indocumentados a su suerte y sobre todo, no están dispuestos a perder sus privilegios por fondos federales como ha amenazado Trump: "Los que se opongan no recibirán más dinero de los impuestos".

El costo. Quizá uno de los factores principales que hacen del muro una quimera. Se calcula que cerca de dos billones de dólares es el precio de tan sólida estructura. Hablamos de más de tres mil kilómetros de concreto y varilla donde ya existe una estructura limítrofe de lámina, con algunos puntos más que sofisticados como en la frontera de Tijuana con San Diego, California, cuya barrera cuenta con iluminación de alta intensidad, detectores de movimiento y equipo con visión nocturna; despliegue tecnológico bajo la administración de Bill Clinton (Esos Clinton "amigos de México") con las órdenes de Janet Reno, la Fiscal General. Ahora, siendo un proyecto tan costoso y tan polémico, ¿cómo es que se ha avanzado hasta llegar a la firma de un decreto? Mis cálculos me dicen que muro sí es, pero no de concreto sino de humo. Lo que Donald Trump y su gabinete están desarrollando realmente son los planos de su próxima guerra con la cual reactivarán la industria bélica, y en donde el muro juega un excelente papel para distraer a la opinión pública de lo que podría estar pasando dentro del Pentágono.

¿Contra quién se iría Trump? Contra Siria y esta vez con todo. Así resolvería además otra de sus promesas: "Borrar de la Tierra" al Estado Islámico e instaurar un nuevo gobierno "democrático" una vez que hayan derrotado a Bashar al Asad, presidente de dicho país. Esto tensaría más las relaciones entre los Estados Unidos y Rusia al ser Putin uno de los aliados de Bashar al Asad, salvo que los rumores sobre la sociedad que existe entre Donald y Vladimir sean reales.

Entonces, cuando las bajas norteamericanas empiecen a sumar en cientos de miles, nadie recordará siquiera el mentado muro, los inmigrantes serán el menor de sus males y la promesa populista del magnate habrá quedado en el olvido.

Twitter: @FApulido

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.