• Regístrate
Estás leyendo: 30 días
Comparte esta noticia

Estado de Derecho

30 días

Fabián Pulido

Publicidad
Publicidad

Por fin. Habrá algo de silencio en las calles, en los cafés y en las redes. Sobre todo en las redes.

Ha sido una campaña desgastante. Apasionada para algunos. Decepcionante para otros. Yo, me identifico en ambos grupos. Estoy con los apasionados pero con un dejo de decepción.

La política tiene que vivirse con pasión o no es política. Pero pasión en el sentido estricto de la preferencia o apetito de algo, que no es poder. Por lo menos no el poder como “control” o de ambición siniestra. Sí el poder como la herramienta, como la mágica fuerza para hacer las cosas. Para poder servir.

Es ese apetito, impulso o energía para hacer de lo que nos rodea, algo mejor. Nuestro fraccionamiento, nuestra cuadra, nuestro municipio. El estado en el que vivimos; el país que tanto tiene y al que tanto le arrebatan cada seis años. Es esa pasión por buscar el bien común. Mitigar el hambre hasta lo más posible. Quitar el polvo, armar castillos, vivir en paz. Hacer justicia.

Entonces, quienes no nos dedicamos a la política tratamos de hacer un impacto sobre ella y con ella en la profesión en la que estamos. No es el interés por un político o por un partido. Es la sonora invitación a la competencia limpia, a la información, al rechazo de la guerra sucia; a la denuncia por la mentira, las mañas, la compra de conciencias. Es ser ciudadano y comunicador. Es impulsar la madurez electoral.

Es así, que esta pasión convive también con la decepción por el golpe bajo que sólo se da y existe por ignorancia o por una clara (y consciente) intención de jugar sucio. De hacer trampa. Por puro interés personal.

Decepcionado de esta campaña por tanta manipulación. Decepcionado de aquel ciudadano que no se da el tiempo de investigar y verificar si la publicación es falsa o si el video es original (o editado). Y me refiero al sector instruido por supuesto. A la población que pisó una universidad, viajó al extranjero y quien debería tener una noción de lo que es el análisis de información. Hay mucha distracción por lo que entretiene y poco interés por el que no tiene.

En 30 días se acaba el ruido. Porque tampoco los candidatos se han aplicado en presentar propuestas estructuradas a los problemas. Andrés Manuel recorre el país recordándonos quiénes son los malos y a pesar de contar con un Proyecto de Nación y con un gabinete armado, poco se sabe de éstos. Falta comunicación. Mientras que Ricardo Anaya y Meade dedican su tiempo y recursos para decir por quién no votar y lo “peligroso” que resultaría si López Obrador gana la presidencia. Y lo peor, con argumentos imbéciles como el de “Venezuela” o con cifras falsas.

Ya llega el día. ¿Qué tanto sabes?

@FApulido

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.