• Regístrate
Estás leyendo: Un autogol ecológico en Monterrey
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 19:12 Hoy

Columna de Esteban Picazzo Palencia

Un autogol ecológico en Monterrey

Esteban Picazzo Palencia

Publicidad
Publicidad

La Sierra Picachos, cercada por más de cincuenta mineras y pedreras, no solo es un asunto para los amantes de la naturaleza, sino que le compete a todos los habitantes de la zona metropolitana de Monterrey, ya que esta serranía en forma de herradura, más que un pulmón verde, es el corazón mismo del medio ambiente de la famosa Sultana del Norte, pues esa diminuta barrera orográfica es la principal responsable de la recirculación atmosférica de los vientos húmedos procedentes del Golfo de México.

Sin ella, el yermo desierto coahuilense iniciaría en pleno centro de la ciudad. En efecto, podemos definir el clima de Monterrey como un bolsón de humedad que, al modo de un oasis, acarrea a nivel regional tres beneficios naturales y de suma importancia para la seguridad y la protección civil de sus habitantes. En primer lugar, la Sierra Picachos es la responsable de que la pradera donde se asienta la zona metropolitana tenga un excedente de 50 días lluviosos, puesto que sin ella toda la urbe, año con año, solo tendría el beneficio de la lluvia durante esporádicos 10 días, como ocurre en la cercana zona desértica del municipio de Mina. Esta pequeñita sierra también funciona como escudo, pues desvía las temidas células generadoras de tornados texanos. Y como bolsón, cambia barométricamente la trayectoria de la mayoría de los tremendos huracanes del golfo.

De no existir la Sierra Picachos, en la última década estos tres fenómenos naturales le hubieran costado a la ciudad 300 millones de megawatts o 30 mil millones de dólares por no poder ahorrar en sistemas refrigerantes, 100 millones de dólares por no poder evitar daños por tornados y otros 10 mil millones de dólares por no poder eludir la trayectoria de los huracanes. Estas escalofriantes sumas de dinero podrían impactar negativamente a toda la zona metropolitana si las cincuenta mineras y pedreras asentadas sobre las faldas de la Sierra Picachos rompen por algún descuido esa bolsa de beneficios climático-económicos.

DR. RODRIGO TOVAR CABAÑAS
sociedad.sustentable.iinso@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.