• Regístrate
Estás leyendo: 2018: desapariciones y militarización
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 00:59 Hoy

2018: desapariciones y militarización

Publicidad
Publicidad

Este 2018, México irá a las urnas en medio de una violencia delincuencial sostenida que no disminuye luego de 10 años de enfrentarla con toda la fuerza del Estado, que son sus fuerzas armadas. Además, otros dos asuntos marcarán el panorama político: la implementación de la Ley General en materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, y la esperada declaración de inconstitucionalidad de la Ley de Seguridad Interior.

La desaparición de decenas de miles de personas en México y la normalización –ahora legalización– de la presencia militar para tratar de mantener una seguridad pública que no se percibe, evidencian la debilidad de las instituciones y lo lejos que se encuentra el país del horizonte ético de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La puesta en marcha del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, en el que la inclusión de los familiares de las víctimas es central, debe evitar la gubernamentalización de estos mismos participantes, favorecer el acceso a la justicia y reparación, conocer la verdad, preservar la memoria de las y los desaparecidos, y garantizar que esta tragedia terminará y no se repetirá.

La Ley de Seguridad Interior, que legaliza la participación militar en labores de seguridad pública –aunque la ley recalque que es seguridad interior–, ha sido ya criticada por organismos internacionales, ONG y especialistas. Un sinnúmero de operativos anticrimen han dejado una estela de violaciones a derechos humanos lamentable y la inseguridad sigue igual, por lo que resulta obligado abordar el problema desde otras trincheras, como son el combate a las finanzas del crimen y la corrupción, así como reorientar las políticas fiscales, laborales y sociales para garantizar el respeto a los derechos humanos.

Una democracia donde hombres y mujeres desaparecen impunemente, y se busca la paz con mano dura pero sin justicia, es una pobre democracia.

MARÍA TERESA VILLARREAL MARTÍNEZ
Investigadora

sociedad.sustentable.iinso@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.