• Regístrate
Estás leyendo: ¿Qué querrá decir izquierda moderada?
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 07:49 Hoy

Columna de Esteban Garaiz

¿Qué querrá decir izquierda moderada?

Esteban Garaiz

Publicidad
Publicidad

Un abrazo a Carmen Aristegui del señor de Arias

Seamos claros para entendernos. ¿Qué quiere decir para algún analista la “izquierda moderada” en México? ¿Querrá decir participar en el Pacto por México, firmado conjuntamente por el PRIRDAN y varios más; habiendo desde 1989 PRI y PAN avalado el Plan de Desarrollo que desmanteló ferrocarriles, siderurgia, petroquímica, fertilizantes y precios de garantía para la autonomía alimentaria; y en 1990 la entrega de la banca a los británicos, neoyorquinos, españoles y hasta canadienses?

¿Querrá decir la misma alianza bipartidista que en 1992 aprobó la Ley Minera para entregar 6 millones 600 mil hectáreas hasta por 50 años; o con la que bilateralmente el PRIAN privatizó la electricidad en 1992? ¿O la misma que redujo el carácter gratuito de la enseñanza pública en 1993 a sólo primaria y secundaria?

¿Será con la que también juntos en 1995 PRI - PAN aprobaron el FOBAPROA, pagadero por los ciudadanos de aquí a la eternidad; y que no es “factor externo” de la quiebra actual del Presupuesto?

¿Será acaso izquierda moderada que en 2005 también PRI-PAN hayan acomodado la Ley del Impuesto sobre la Renta para que las grandes corporaciones eludan impuestos de la manera más obscura y opaca a los que sí pagamos? ¿O cuando de nuevo PRI-PAN en 2007 apalabraron el IETU?

También es de preguntarse si izquierda moderada quiere decir que PRI-PAN en 2008 hayan aprobado la Ley de Petróleos otorgando contratos incentivados por 25 años; o que PRI-PAN hayan aumentado el IVA al 16 por ciento; o que Televisa y Telefónica Española por acuerdo prianista en 2010 se quedaran con 21 mil kilómetros de la fibra óptica, que había costado a la Nación 30 mil millones de pesos.

¿Será acaso izquierda moderada que PRI-PAN aprobaran en 2013 la Reforma Laboral que terceriza los contratos laborales, hunde en la informalidad al factor trabajo, viola abiertamente la Constitución, se pitorrea del salario mínimo, y ha exterminado el mercado interno y frustrado la posibilidad de crecimiento económico? ¿O también en 2013 la llamada Reforma Educativa PRI-PAN, que hoy tiene en pie de lucha a maestros y padres de familia de todas las latitudes del país y con la inconformidad de todos los pedagogos serios, sólo por complacer la presión corporativa de Mexicanos Primero? ¿Será la Ley de Ingresos 2014, igualmente prianista, que exprime a las clases medias, con tal de no tocar los “regímenes especiales” a los peces gordos?

Y la gran pregunta: ¿Será izquierda moderada la terquedad PRI-PAN de seguir exportando el petróleo en crudo a precios hundidos, chupando la sangre de Pemex y negando el principio cardenista de que el petróleo patrimonio de nuestros hijos debe ser refinado, industrializado y transformado en fertilizantes en México?

Seguramente izquierda moderada quiere decir que la Secretaria de Salud podrá reducir la vergonzosa mortalidad infantil de México; pero poquito. Seguirá siendo tres veces la de Cuba, o 6 veces la de Japón o Noruega. Querrá decir que podrán construir algunas aulas faltantes para cumplir con su obligación constitucional. Pero poquitas. Estamos en quiebra. Seamos comprensivos. Pero claro: sin tocar la elusión fiscal de los peces gordos.

En 2004, editado por Grijalbo, apareció a la venta en las librerías de todo el país el libro Un Proyecto Alternativo de Nación. Fue actualizado en 2011, también editado por Grijalbo el Nuevo Proyecto, con la colaboración de 37 figuras nacionales, mujeres y hombres, entre académicos y exfuncionarios de alto nivel y respetable trayectoria. Entre ellos Jaime Cárdenas, Arnaldo Córdova, Víctor Flores Olea, Enrique González Pedrero, Antonio Gershenson, Hugo Gutiérrez Vega, Asa Cristina Laurell, Ignacio Marván, Lorenzo Meyer, Jorge Eduardo Navarrete, Elena Poniatowska, Rogelio Ramírez de la O, Claudia Sheinbaum, Carlos Tello.

En el capitulado se propone: 1- Promover la revolución de las conciencias y un pensamiento crítico. 2- el Estado al servicio del pueblo y la nación. 3- Democratizar el acceso a los medios de comunicación. 4- Por una ética republicana y combate a la corrupción. 5- Crear una nueva economía. 6- Combatir los monopolios. 7- Abolir los privilegios fiscales para redistribuir la riqueza con justicia. 8- El sector energético, como palanca del desarrollo nacional. 9- Campo y soberanía alimentaria. 10- El estado de bienestar y el derecho a la felicidad.

En ninguna de las dos versiones se propone la lucha armada ni la supresión de la propiedad privada de los medios de producción, ni se proclaman mesianismos. Se proclama, sí, la rectoría económica del Estado prevista en el Texto Rector de la República desde 1917.

www.estebangaraiz.org

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.