• Regístrate
Estás leyendo: Panamá, revelaciones, filtraciones y transparencia
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 02:53 Hoy

Columna de Esteban Garaiz

Panamá, revelaciones, filtraciones y transparencia

Esteban Garaiz

Publicidad
Publicidad

Islandia es la tierra del hielo. Así la nombraron los vikingos que la descubrieron y colonizaron. También es la tierra del fuego, que brota de sus entrañas por toda la isla, de 103 mil kilómetros cuadrados (Jalisco y medio) hay más de 300 volcanes. Sus aguas hirvientes de sus géiseres son la fuente (en sentido literal) de la energía y el calor que utilizan sus valientes 329 mil habitantes.

Tiene un índice de mortalidad infantil de 3 por cada mil niños nacidos vivos (la cuarta parte del vergonzoso de México). Sobra decir que pescan el mejor bacalao del mundo (con perdón de los noruegos, sus ancestros).

A raíz de la crisis neoliberal de 2008, el pueblo se ha rebelado y el nuevo gobierno se ha hecho cargo de la banca, se ha negado a pagar cuentas infladas y el Estado se ha hecho cargo de la economía.

Ahora, nuevamente el pueblo se ha echado a la calle, al enterarse de que su Primer Ministro tenía cuenta escamoteada en un paraíso fiscal, a través de una empresa fantasma sin actividad real, creada por el despacho Mossack Fonseca de Panamá.

Al bravo pueblo islandés no le ha importado si la transferencia fue realizada de manera legal o no. Tiene la certeza y el sentido común de que fue una operación ilícita, de espaldas al pueblo soberano gobernado que lo eligió. Abreviando: el Primer Ministro de Islandia ha tenido que renunciar.

Sólo como una curiosidad: el citado personaje y su ahora esposa, tenían participación en la empresa Wintrics, ubicada en las Islas Vírgenes Británicas desde 2007, antes de la quiebra y rebelión del pueblo. Pero al asumir su cargo público no declaró en su “tres de tres” que le había vendido a la señora su 50 por ciento por un dólar: uno.

Como se sabe, el escándalo de los llamados Papeles de Panamá, y que sin duda va a durar y ahondarse mucho más de lo que algunos empresarios y políticos mexicanos quisieran (como Hinojosa y su entorno) ha sido resultado de una filtración.

Los informes fueron revelados por 100 organizaciones de 376 verdaderos profesionales del periodismo de investigación de 78 países (incluidos reconocidos, y hostigados, mexicanos) que conforman el Consorcio de Periodismo de Investigación (ICIJ) que tiene sede en Washington D.C.

Tuvieron acceso nada más a 11 millones y medio de documentos de la firma de abogados Mossack Fonseca de Panamá; y decidieron concertadamente filtrarlos al periódico alemán Suddeutsche Zeitung.

Quizá tenga importancia averiguar si hay alguien detrás, instigando a este destacado grupo de profesionales, muy profesionales y notoriamente cooperativos, que destaparon la estafa multimodal. Pero para la atención pública de los pueblos donde se acumularon los capitales escamoteados, legalmente escamoteados con uso tramposo de los resquicios fiscales de los países de origen y de los gobiernos paradisíacos (una buena parte de ellos de bandera británica, o ex), el tema de fondo es otro: por qué huyen a escondidas esos caudales de su economía de origen.

Un análisis muy somero nos indica que la intención de quienes, individuos o consorcios, escamotearon esos caudales, sacándolos de la jurisdicción de las economías donde fueron acumulados, pudo haber sido una de dos: o el origen del dinero no era lícito, o aun siendo legalmente acumulado se pretendía eludir impuestos del país donde se amasaron. Porque posibilidades de inversión rentable sí hay.

México es por sí mismo un paraíso fiscal que sólo recauda un 12 por ciento de su economía de mercado; quienes sacan de aquí capitales en secreto no están pensando en invertir.

En cualquiera de los dos casos es un modo de lavado de dinero. La prueba más clara de ello es que para instrumentar la sustracción hayan recurrido a un despacho de abogados de Panamá (competencia de los establecidos en Nevada o Wyoming), para crear en otros países de legislación laxa empresas fantasmas sin personal ni actividad real ni contable más que la trasferencia en cuestión; que una vez realizada la operación, desaparecen habiendo transferido el monto a otra “empresa” de la misma naturaleza, establecida en otra latitud; y así hasta no dejar rastro.

Hay que volver a la filtración. Filtración es hacer llegar al conocimiento público algo que es de interés público, pero que está legalmente oculto. Es, en resumen: un recurso de transparencia cívica contra la opacidad gubernamental; es un derecho ciudadano, de los periodistas y de los ciudadanos informados. No es “un asunto entre particulares”. Es el caso relevante de Julian Assange y de Wikipedia.

También los recursos que provienen del pueblo. Todos los caudales son de interés público.

www.estebangaraiz.org

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.